De la calle a las urnas

De la calle a las urnas

Enero 21, 2018 - 11:45 p.m. Por: Mabel Lara

Y salieron a caminar en Nueva York, París, Los Ángeles y Washington. Las redes sociales se atestaron de imágenes de niñas con sombreros pink, que en compañía de sus padres protestaban por las propuestas ultraconservadoras del presidente Donald Trump en su primer año de gobierno.

No es la primera vez que salen; lo habían hecho cuando el Presidente 45 de Estados Unidos llegó al poder en medio de escándalos, rumores de fraudes y certezas sobre su misoginia, xenofobia y sexismo.

Han sido 12 meses de políticas regresivas contra los Lgtbi, la inmigración e incluso el aborto y ahora dicen en las calles que es la lucha no por los derechos de las mujeres sino por los derechos de todos.

Molestos, empiezan a moverse con candidatos y suenan las mujeres: Michelle Obama, la misma IvankaTrump y la empresaria y presentadora Oprah Winfrey quien en la pasada ceremonia de los Globos de Oro pronunció un discurso en apoyo a las víctimas sexuales y se mueve en encuestas con un 50% de favorabilidad contra 39% de Trump en el hipotético caso de competir por la Casa Blanca.

Los gringos expertos en entretenimiento ya vienen tramando su nueva movida para demostrar que lo que nació en Hollywood contra las violaciones y acosos no es una realidad local y que las mujeres deben y podrían asumir la delantera.

Sorprende que en el plano local la tendencia es contraria. Para nadie es secreto que en los últimos años los candidatos más godos, que se han vuelto atractivos para muchos votantes y se hacen llamar defensores de la familia, han calado en nuestra realidad. Mientras el mundo lucha por salarios igualitarios aquí seguimos en el debate sobre los derechos reproductivos de las mujeres o el poder que tenemos para decidir sobre nuestro cuerpo, esto sin considerar el concepto de algunos sobre la homosexualidad, que para políticos como la diputada santandereana Ángela Hernández es una enfermedad.

Lejos estamos de una presidenta; entre Martha Lucía Ramírez, Piedad Córdoba, Clara López y Vivian Morales estoy segura que no existe la próxima mandataria de los colombianos, y no es que no tengan la capacidad y formación, es que les ha tocado defenderse de los buitres que las acompañan en sus partidos y derribar el matoneo para descollar y hacerse notar.


No las victimizo, muchas han hecho mérito para ser señaladas, pero es evidente que la misoginia y el maltrato les hacen la tarea más titánica, o que lo diga Martha Lucía Ramírez, quien está a punto de ser sacada de la coalición de derecha por el pacto de los machos de su alianza que ni siquiera le notificaron que tenían todo listo para elegir al candidato presidencial 2018.

Como decía mi abuela, nos falta mucho pelo para moña, y es literal. Colombia está a años luz de debates profundos sobre acoso y derechos laborales de sus mujeres, somos una nación prepúber y por eso genera miedo elegir un tirano como el de EE.UU.; aunque bueno, de todo se ha visto en la viña del señor, y ese es también un dicho de mi abuela.

VER COMENTARIOS
Columnistas