Causa común

Causa común

Abril 16, 2018 - 08:47 a.m. Por: Mabel Lara

En el debate Pacífico de la semana anterior se nos quedaron tantos temas como ganas de seguir escuchando a los candidatos sobre las propuestas que tienen para una de las zonas más rezagadas del País.

Vargas Lleras, Petro, Fajardo y De la Calle hicieron la tarea. Pese a que cayeron en lugares comunes, se documentaron, se comprometieron y expusieron sus puntos de vista sobre el futuro de este Pacífico común que no sólo habla de carencias sino de oportunidades en el mediano y largo plazo.


Los candidatos hábilmente reconocieron lo que han hecho por las comunidades étnicas de esta región y cómo su participación en la vida pública les ha permitido estar cerca de las necesidades de la misma. Eso sí, causó un poco de risa ver como uno tras otro se echaban flores de lo que ellos consideran son los más importantes aportes al pueblo mestizo del sur del país.

Pero la verdad, hicieron la tarea. Cultivos ilícitos, minería, pobreza, educación, infraestructura estuvieron expuestos en el minuto y treinta que era otorgado a cada competidor.

Y claro que hizo falta Duque. Y dejo claro que va más allá de considerarlo un tema personal. Si algo se le reconoce a Uribe, el jefe político del candidato, es que fue el primer presidente que puso a mandar, ejecutar presupuestos y a dirigir una cartera a una mujer negra con raíces en esta zona de Colombia. En la primera línea del poder, presionado o no por los Estados Unidos, abrió la puerta para que los casi 10 millones de afrodescendientes que somos, tuviéramos representatividad en el poder central.

Mucho uribista pacífico quiso orientar la discusión del debate hacia las rencillas personales que no existen ni han existido y a ellos se les responde que no es contra Duque o Uribe, es contra el establecimiento.
Por décadas los temas de nuestra región han estado engavetados a merced de la buena fe de los mandatarios. Hablar del Pacífico y pedir respeto para sus habitantes es como sacar la totuma y rogar que sean atendidas sus necesidades.

¿Qué hubiera pasado si al debate de Antioquía o el Caribe algunos de los candidatos punteros hubieran faltado? Aquí lo que hay es crisis de dolientes, de liderazgo que exija que el establecimiento atienda su responsabilidad hacia los colombianos más pobres, que sí, están en el Pacífico.

La ecuación es simple: de 100 personas de la Región Pacífica 21 se consideran pobres multidimensionales mientras que en Colombia 18 lo son. En el Pacífico cada 2,7 horas muere una persona por homicidio. La tasa de analfabetismo del Chocó es de 14,5 % diez veces más alta que la de Bogotá (1,4%) y tres veces más alta que la del Valle del Cauca; y pudiera seguir entregándoles cifras que hacen parte del cliché.

Somos ocho millones de habitantes intercomunicados y no propiamente por las vías e infraestructura; lo digo por las historias comunes, los desplazamientos y reubicación geográfica y evidentemente por el territorio común que compartimos.

El Pacífico es Nariño, Cauca, Valle y Chocó y se merece una mejor suerte. Menos mal los empresarios y algunos gremios han despertado y asumido su compromiso directo con el atraso de los vecinos. Los medios venimos haciendo la tarea, pero en Colombia, esto debería ser causa común.

Sigue en Twitter @MabelLaraNews

VER COMENTARIOS
Columnistas