Vergüenza para el Valle

Vergüenza para el Valle

Febrero 19, 2012 - 12:00 a.m. Por: Luis Guillermo Restrepo Satizabal

El pasado viernes, la Contralora Delegada de la Unidad de Investigaciones Especiales contra la Corrupción declaró responsables a Juan Carlos Abadía y al combo que actuó en el negocio de la distribución de Licores del Valle, incluyendo al actual Gobernador del Valle, por un detrimento patrimonial de $112.000 millones. Es el primero de los innumerables golpes que deberá recibir el Departamento por las actuaciones de Useche como secretario de su jefe. Hasta en la forma de juzgar la actuación de los personajes fuimos pioneros. Éste fue el primer proceso oral y abreviado realizado por la Contraloría General de la República contra funcionarios acusados de actuaciones que lesionan el patrimonio público, aquel que les entregaron en unas elecciones para que lo cuidaran. Sólo que aquí, en nuestro Valle, la manguala que se apoderó de su destino piensa que el solo hecho de ganar las elecciones para gobernador les permite hacer con él lo que les da la gana. Pues la Contraloría les acaba de decir que no. También por primera vez, un Órgano de Control responde con rapidez al llamado, e indaga por las actuaciones que han comprometido la suerte del Valle con la más absoluta impunidad. Un año bastó para encontrar las pruebas y juzgar la maraña de intereses que se apoderó de millones de botellas de aguardiente dizque para degustación. Pasó por encima de las tretas que pretendían mostrar el regalito como un acto ilícito y llegó al fondo del asunto.La pregunta es por qué la Procuraduría y la Fiscalía no han tomado decisiones, a pesar de sus declaraciones sobre la lucha contra la corrupción. Preocupa saber que a Abadía le han abierto decenas de investigaciones, pero sólo fue destituido dizque por participar en política. Y la Fiscalía, cuyo hedor a samperismo cínico es ya insoportable, no ha producido una sola providencia, a pesar de que lleva cuatro años investigando las maturrangas que quebraron al Valle y lo convirtieron en coto de caza de la corrupción.Se dirá que la providencia de la Contraloría es apenas de primera instancia y que permite la apelación o su demanda ante el Consejo de Estado. Y después, cuando la contralora Sandra Morelli confirme la providencia, los condenados saldrán a decir que son víctimas de una persecución política. Como puede ocurrir si la Procuraduría y la Fiscalía sienten el llamado del deber y mueven como corresponde los procesos que tienen contra el Gobernador y todo el combo.Pero el daño al Valle se ahonda, así algunos afirmen con humor negro que la decisión de la Contraloría es una buena noticia para nuestra desvencijada comarca. Ya queda claro que el Departamento sólo ocupará los titulares de las páginas rojas en los próximos meses por cuenta de los procesos contra Useche, Abadía y su pandilla. Hasta que, como todo parece indicar, el Gobernador sea suspendido por procesos que vienen de atrás, a pesar de los cuales fue respaldado y promovido por movimientos distintos al MÍO de Juan Carlos Martínez. Porque pensar en su renuncia es una quimera.Pregunta final: ¿Qué dirán personajes como el Vicepresidente de la República que hoy es soporte principal de la ‘gobernabilidad’ creada por Useche mediante el reparto de puestos y prebendas en el Valle?

VER COMENTARIOS
Columnistas