Verdad y asilo

Verdad y asilo

Febrero 26, 2012 - 12:00 a.m. Por: Luis Guillermo Restrepo Satizabal

Según las declaraciones de su abogada, Luis Carlos Restrepo está ya en proceso de asilo. Con lo cual, y pese a los esfuerzos por demostrar que en Colombia existen garantías para un juicio imparcial, en el exterior se abre camino la teoría sobre la persecución contra el expresidente Álvaro Uribe y los miembros de su gobierno. Conocidas las declaraciones de los involucrados y las pruebas que han sido reveladas hasta ahora, es imposible negar que en la tal desmovilización de la supuesta columna ‘Cacica la Gaitana’ de las Farc hubo un fraude. Desde que se habló de la entrega de un avión hasta la divulgación de videos donde muestran personajes con cola de caballo, uñas cuidadosamente arregladas y uniformes impecables, el montaje es notorio.¿A quién engañaron? ¿Al Comisionado Restrepo, quien en esa época era el personaje porque había logrado la desmovilización de más de 30.000 paramilitares y mostraba la primera desmovilización masiva de las Farc? ¿Al presidente Uribe, cuya diaria revisión de la situación en el país lo hicieron legendario? ¿Al Ejército, la Policía y todos los órganos de investigación, de espionaje y de inteligencia que sabían de la vida de todos y cada uno de los colombianos?¿A la opinión pública que veía con esperanza la posibilidad de lograr un final incruento de la violencia? ¿A las arcas públicas, que dispusieron de generosos recursos para pagar esas desmovilizaciones para desactivar por las buenas la guerra? ¿ O quizás al inefable José Obdulio Gaviria, el asesor presidencial pagado por el convenio Andrés Bello para azuzar la ideología de la intolerancia disfrazada de una intelectualidad cantinflesca?Parece que a todo el mundo. Hoy, quienes se beneficiaron del engaño están soltando versiones de todo orden que los hace poco confiables. Es posible que el excomisionado haya sido víctima de las trampas. Pero existe la duda de hasta dónde es posible que él no se haya dado cuenta y por qué no reaccionó y denunció con la vehemencia que lo caracterizó cuando enfrentó a los jefes del paramilitarismo en el Ralito.Y no falta el ingrediente grotesco que aporta el exasesor Gaviria, empeñado en convencernos de que hay que emprender una cruzada para devolver a Uribe a la presidencia. En esa estrategia, Luis Carlos Restrepo se convierte en instrumento para demostrar la persecución contra el Presidente que se equivocó al pretender otra reelección a como diera lugar.Lo cierto es que el proceso ha adquirido un cariz político, generado por los deseos de venganza de los paras extraditados, sus relaciones con Carlos Alonso Lucio y la de éste con la Fiscal General de la Nación que trata de encarcelar a Restrepo con acusaciones tan desorbitadas como las que le hizo el Fiscal del caso, muchas de las cuales fueron desechadas por la juez 62 de Garantías de Bogotá.Y en medio del barrullo por la desmovilización de la ‘Cacica Gaitana’, de las mentiras de los testigos y la torpeza de la Fiscalía, ya son dos los funcionarios del pasado gobierno que han recibido el asilo, si se confirman las declaraciones de la abogada de Restrepo a RCN, el pasado viernes. Viendo los bandazos de una Fiscalía cuestionada, desconociendo la justicia y deslegitimando a los jueces, la pregunta es si algún día llegaremos a encontrar la verdad sobre las desmovilizaciones en Colombia.

VER COMENTARIOS
Columnistas