La caída

Marzo 04, 2012 - 12:00 a.m. Por: Luis Guillermo Restrepo Satizabal

Otra vez, la Justicia paga los platos rotos por quienes la usan para hacer política. Y de nuevo se abre el abismo de la interinidad para restarle legitimidad a una entidad de la que depende ni más ni menos que el combate al crimen y la corrupción en Colombia.Está claro que la caída de la fiscal Viviane Morales no fue causada por su samperismo, aquel de “aquí estoy y aquí me quedo”. Y no parece que en la decisión del Consejo hayan influido sus actuaciones en el procesamiento a exfuncionarios uribistas acusados de graves delitos. Incluso se puede decir que su retiro no fue ocasionado por Carlos Alonso Lucio, el peor enemigo de la credibilidad de su esposa.La fiscal Morales fue víctima de la arrogancia de quienes se tomaron el poder en la Corte Suprema de Justicia y la pusieron al servicio de intereses distintos a la aplicación de Justicia, o de la ambición por imponer “el siglo de los jueces” de que habló Augusto Ibáñez cuando fue presidente del Tribunal. Y del magistrado Jaime Arrubla, quien se dio el lujo de decir que votaba “afirmativamente, no obstante, y en esto quiero aclarar, me parece que la interpretación correcta es sobre los 23 votos, porque estos son los miembros de la Corte”. Y de rematar afirmando: “Yo mismo tengo mis reservas, eso si, lo hago por esta sola vez y para que salgan estas votaciones, si no salen, tampoco vuelvo, ni quedo obligado a seguir interpretando de esta manera”.Fueron ellos quienes encabezaron los esfuerzos que frustraron la posibilidad de escoger los 5 magistrados que faltaban para completar los 23 y así proceder a elegir el Fiscal General de la Nación. Es curioso que el mismo día, y una vez elegida la doctora Morales con 14 votos y no los 16 que exige el reglamento de la Corte, se hubieran podido llenar las vacantes que durante meses fue imposible. Y que en la misma sesión se hubiera podido escoger Presidente, algo también imposible. Que la elección fuera ilegal, lo dice el Consejo de Estado. Que se produjo un posible delito en la elección, lo insinuó el presidente actual de la Corte al apresurarse a decir que “si hubo error no fue de mala fe”. Y queda claro que el problema fue causado por el afán de hacer política, no tanto con la elección de la doctora Morales como con la negativa de escoger un Fiscal durante 13 meses, dos ternas y más de 20 votaciones.Sin duda, esa posición fue producto del enfrentamiento que les planteó a los magistrados el entonces presidente Álvaro Uribe. Pero tal desafío no debió llevarlos a dejar sin Fiscal titular al Estado, con la Justicia involucrada en un conflicto político y al país resentido por la impunidad, la demora y la ausencia de un compromiso en la resolución de los litigios y en el esclarecimiento de los delitos. Entonces, la caída de la doctora Morales no fue causada por los periodistas que la odian según dijo en un acto que tuvo más de manifestación populista que de despedida. La produjeron quienes han pretendido imponer el gobierno de los jueces que están de espaldas a las realidades, golpeando de nuevo la credibilidad de la Justicia en Colombia.Y, como dice el refrán, no hay mal que por bien no venga. La decisión del Consejo de Estado salvará a Viviane Morales del escándalo que puede producirse si la Fiscalía ratifica las vinculaciones de su esposo Carlos Alonso Lucio con el paramilitarismo y otros géneros delictivos.

VER COMENTARIOS
Columnistas