Huele feo

Huele feo

Julio 04, 2010 - 12:00 a.m. Por: Luis Guillermo Restrepo Satizabal

A tres días de lo que se supone es el cierre financiero de las vigencias futuras que pretende imponer el Gobernador del Valle al Departamento, se puede mirar otra de las facetas del engendro. Es el contrato por medio del cual deberán pagarse casi $14.000 millones a un consorcio por “la estructuración técnica, legal y financiera de un mecanismo de vinculación de capital privado para el desarrollo de las obras de infraestructura”.En términos sencillos, con ese contrato se vinculó un consorcio que con $486 millones de patrimonio desbancó a dos que tenían $10.000 millones y $6.000 millones respectivamente. Allí está la primera inquietud. Resulta que ese patrimonio sólo le alcanza para responder hasta $600 millones, lo que le impide participar en una operación que vale más de $650.000 millones. Viene entonces el primer esguince.Según los términos del contrato firmado, en teoría éste sólo costará $478 millones al Departamento, porque la comisión de éxito, los otros $13.000 millones, será pagada por quienes ejecuten las obras. Con lo cual, además de hacer posible la adjudicación del negocio al consorcio de tres firmas creado para la asesoría del cuento y firmado por un señor Rodrigo Cerón y Cerón, no habrá qué pagar las estampillas, los impuestos y demás arandelas que implica el contratar con el Departamento.Pero, ¿comisión de éxito por un contrato de consultoría con el Estado? Sí, y enorme, a pesar de que el contrato no los obliga a conseguir los recursos porque estos será responsabilidad de los constructores. Comisión enorme, porque, por ejemplo, la banca que gestionó la venta de Paz del Río recibió el dos por mil. Es decir, la décima parte por una operación que incluía conseguir los inversionistas. Esa comisión de éxito, que nunca se usa en contratos de consultoría con el Estado, sólo se paga cuando el contratista logra reunir los recursos. Pero aquí es distinto: basta, por ejemplo, que la junta directiva de las empresas que realizarán las obras declare que se compromete a poner la plata, y listo. Es decir, con una declaración, las constructoras deberán pagar $13.000 millones, que, claro, le cobrarán después al Departamento. Así, el consorcio representado por Cerón se hará acreedor al 2% de los $650.000 millones el próximo miércoles, cuando se cumplen los cinco meses de iniciado el contrato donde no asumió la obligación de conseguir los recursos y sólo asesorará al Departamento en la estructuración del programa de vigencias futuras. Quién desee conocer esta información en detalle debe entrar a www.contratos.gov.co. y buscar Gobernación del Valle. Allí encontrará los detalles del proceso número CM-SSDV01-2009, la convocatoria CM-SSDV01-2009 y el contrato con el Consorcio Desarrollo del Valle del Cauca, así como el acta de evaluación que le permitió recibir el contrato de Asesoría. Y se podrá dar cuenta por qué el Departamento deberá pagar, en forma directa e indirecta, casi $14.000 millones de comisión por los afanes de Abadía.Una pregunta a la Procuraduría, a la Fiscalía, a la Asamblea y a los banqueros que aún piensan financiar este estropicio contra el Valle. ¿No les huele mal? ***Tiene razón Mario Fernando Prado: con la muerte de Gustavo Saavedra se fue un gran señor. Y perdimos un amigo inolvidable.

VER COMENTARIOS
Columnistas