El elegido

Septiembre 25, 2011 - 12:00 a.m. Por: Luis Guillermo Restrepo Satizabal

Por no escuchar a quienes le aconsejaron no dar el mal paso, el presidente Juan Manuel Santos se ganó un dolor de cabeza. Y Colombia aguanta con el credo en la boca, esperando que Santos no sufra un percance que lo aleje de la Presidencia. Aunque según él no tiene partido político, el dolor de cabeza tiene nombre. Se llama Angelino Garzón, es natural de Buga, fue líder sindical, de allí pasó a Ministro, luego aprovechó el papayazo de la confusión en el Valle del Cauca y se hizo elegir gobernador de la mano de Juan Carlos Martínez y sus carnales los Abadía, más tarde se le apareció la Virgen y Uribe aconsejó que lo metieran en la fórmula presidencial de Santos para ponerle olor de pueblo. Y ya. En el ínterin hizo maromas admirables. Llegó al Valle con ínfulas de estadista y con ganas de dejar su impronta. Como comunicador social, le echó mano a Telepacífico y lo convirtió en su órgano de propaganda. Luego promovió marchas y huelgas de hambre televisadas contra el pago de la condena al Departamento por la doble calzada Cali Candelaria. Es decir, como representante legal del Valle armó un movimiento contra el Valle que le costó $21.000 millones adicionales, adivinen a qué departamento. Pero como creyó que como elegido todo se puede, defendió el despeje de Florida y Pradera para el canje que propuso las Farc. Y como si creyera que nadie se daba cuenta, respaldó de manera solapada el primer paro de los corteros de caña contra los ingenios, que desmontó por razones que aún no se conocen. Luego, siempre con la Tv al lado, realizó una ‘Asamblea Constituyente’ en el Valle. Al final se descubrió que era su forma de reunir gente para armar un programa de obras con las solicitudes de esa gente. Por supuesto, lo definido en la tal constituyente nunca se cumplió.Pero eso no importaba en sus afanes por presentarse como el adalid de la renovación. Y llegó a nombrar un Vicegobernador, al doctor Riascos que se llevó para Bogotá, famoso porque cuando fue secretario de Agricultura terminó involucrado en un caso de tamales con fiscalía a bordo. Todo eso se lo permitía el presidente Uribe a cambio de usarlo como estandarte del sindicalismo para lograr la aprobación del TLC en Estados Unidos. En ese momento quedó claro que a Angelino no le importaba el Valle y sólo quería trepar a como fuera.Fue entonces cuando lo recomendaron como fórmula de Santos, para darle toque popular a una candidatura ‘oligarca’. Así llegó a la Vicepresidencia, y desató la retórica populista que lo tiene en problemas serios con el Presidente. Como sabe que Santos no es su jefe, se declara indignado, reclama que fue elegido por “nueve millones de votos” y anuncia que se va a para su casa si tratan de coartar su libertad de expresión. Pero al estilo de Rafael Correa, su colega populista en el Ecuador, no tiene reatos en usar sus jueces amigos para silenciar los periodistas y los medios que critican sus piruetas. Es Angelino Garzón el elegido por una mezcla de suerte y oportunismo. Ahora, una encuesta de CM& donde el 45% de los encuestados dicen que votarían por él a la Presidencia lo ubica como el principal rival de la reelección de Santos. Por eso, el Partido de la U le ha enfilado la artillería y millones de colombianos prenden velas para orar por la salud del Juan Manuel Santos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad