Universidades y el servicio público

Universidades y el servicio público

Diciembre 05, 2016 - 12:00 a.m. Por: Luis Felipe Gómez Restrepo

Hace dos años el presidente Santos, junto con la Ministra de Educación, lanzaron el programa Ser Pilo Paga (SPP). El objetivo de esta audaz apuesta, fue la implementación de una estrategia que ha generado inclusión y ampliación en la cobertura de la educación universitaria de alta calidad. Desde entonces, no ha faltado el que se ha levantado a ‘echarle física piedra’ a esta importante y novedosa política pública. La más reciente arremetida, tuvo lugar por cuenta de un analista en la publicación Semana Educación, la cual resultó ser una andanada contra las universidades privadas, contraponiéndolas con las universidades públicas, en lo que se llama un juego de suma cero, es decir, que lo que favorece a una, perjudica necesariamente a la otra. ¡Paradigma propio como de la guerra fría! Quisiera ahondar un poco en dos conceptos fundamentales que incluimos en una carta que enviamos los rectores de la Icesi y Javeriana Cali, sobre el artículo y los supuestos riesgos del programa Ser Pilo Paga. Ambas universidades hemos sido objeto de selección por centenares de pilos.El primero: Tanto universidades privadas como públicas tenemos la misma misión de prestar un servicio público: la educación. Para el caso colombiano, la ley prohíbe explícitamente la posibilidad de tener universidades con ánimo de lucro, lo que permite concluir que, el sentido de ambos tipos de universidades, no es tan diferente. Al lado de las universidades públicas están las universidades privadas, que, desde distintas perspectivas y valores, prestan un servicio similar. Para la democracia y la diversidad, la existencia de pluralidad de universidades es un activo social de capital importancia. Las universidades privadas enriquecen la democracia. Su pluralidad ideológica es fundamental para la sociedad. Así las cosas, las universidades públicas y privadas son más que contrincantes, complementarias. A este respecto el acuerdo de movilidad estudiantil entre cinco universidades de la ciudad es una muestra. Por ello, antes que oponer unas contra otras, públicas y privadas, lo que estamos promoviendo es el trabajo en colaboración.En segundo lugar: Este programa de SPP, ha permitido aumentar la cobertura de Alta Calidad Universitaria, la que hubiera sido muy difícil de lograr sin el concurso de las universidades privadas. Precisamente, el programa Ser Pilo Paga busca que los estudiantes más necesitados (determinado por la clasificación del Sisbén) y más destacados (medido por el resultado de la Prueba Saber 11) tengan la posibilidad de estudiar en cualquiera de las Universidades Acreditadas de Alta Calidad, sean estas públicas o privadas. El punto central es favorecer las oportunidades de estos estudiantes, para que gocen de libertad de elección, lo que profundiza y materializa el derecho a la libre educación en el país consagrado en la Constitución. El Programa Ser Pilo, es una de las grandes innovaciones en materia social de este Gobierno. Pues fue capaz de ampliar la cobertura de educación superior de alta calidad y generando inclusión social. Así, el gran compromiso social que tienen los Pilos que están estudiando en las mejores universidades de Colombia, es que ayuden decididamente a construir una nueva sociedad más culta, más incluyente y justa. *Rector Universidad Javeriana Cali.

VER COMENTARIOS
Columnistas