¿La firma o la firmita de los gremios?

Julio 02, 2017 - 11:45 p.m. Por: Luis Felipe Gómez Restrepo

Recientemente uno de los tres mosqueteros de la lucha contra la corrupción en el país, el procurador Fernando Carrillo, logró que los gremios firmaran una declaración pública que, bajo las categorías transparencia e integridad, se plantea como una batalla frontal contra la corrupción. En efecto, se señala que van a denunciar los hechos relevantes que puedan implicar actos de corrupción, rechazar el uso de los sobornos, apoyar las investigaciones, crear una alianza estratégica público privada para luchar contra la corrupción y la impunidad. Allí desfilaron los presidentes de la Andi, Fenalco, Camacol, SAC, Fasecolda, Cámara de la Infraestructura… en fin, todos estuvieron en la foto y estamparon su firma, ¿o su firmita?

Primero que todo quiero resaltar la decisión del procurador Carrillo de movilizar al sector privado, y no solamente al sector público, en esta verdadera campaña libertadora del país de la corrupción. La única manera de cambiar los flexibles, acomodaticios y delictuales estándares de moralidad pública de nuestra sociedad. Sólo con un cambio cultural fundamental, podremos rehacer nuestra moralidad.

En segundo lugar, qué bueno que los gremios hayan respondido a este llamado. El mismo presidente de la Andi, Bruce McMaster, señala que el 14,7% de los empresarios han tenido un intento de extorsión desde el sector público para conseguir contratación estatal. No comentó qué porcentaje de funcionarios públicos han recibido una invitación de soborno por parte de los mismos empresarios. La convención de Naciones Unidas contra la corrupción tiene una visión de doble vía: La promesa, el ofrecimiento o la concesión a un funcionario público de un beneficio indebido que redunde en su propio provecho o en el de otra persona o entidad con el fin de que dicho funcionario actúe o se abstenga de actuar en el cumplimiento de sus funciones oficiales, y también la solicitud o aceptación por un funcionario público en el mismo ámbito.

La transparencia es fundamental para que los negocios puedan desarrollarse eficientemente y los mercados realmente logren cumplir con su función de asignación de recursos. Esto es lo que se llama el contexto competitivo. Que viene a ser como el ambiente necesario para que se puedan dar los negocios. Luchar por la transparencia es algo que por definición debe estar en el corazón del interés de los gremios. La pregunta es por qué no siempre lo han hecho con tanta decisión. Y por ello preguntamos si la firma que estamparon en la declaración conjunta con el Procurador es una intención grande y decidida o no. ¿Se tiene la decisión política de jugársela por ello? ¿Se destinarán recursos? ¿Será la insistencia en todos los agremiados? ¿Se asumirán los riesgos?

En lo local, hemos unido fuerzas, la Universidad de San Buenaventura y el Observatorio Cali Visible de la Javeriana Cali, han trazado un plan de trabajo que esperamos ponga un buen granito de arena para fortalecer la transparencia en la región. Ello incluye seguimiento de indicadores clave, pero también formación para la veeduría pública. Visión 20/20 se llama la alianza. Está abierta para los empresarios que quieran apoyar esta iniciativa y que entre todos podamos impactar positivamente la moralidad de lo público en nuestra sociedad.

* Rector Universidad Javeriana Cali

Sigue en Twitter @RectorJaveCali

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad