Déficit de espacios públicos

Déficit de espacios públicos

Febrero 25, 2018 - 11:35 p.m. Por: Luis Felipe Gómez Restrepo

Uno de los aspectos del desarrollo futuro de Colombia se define desde la consolidación de los centros urbanos, con lo cual las condiciones de la ciudad son un factor determinante para el bienestar humano, es así, que el espacio público debe generar un marco de reflexión para los gobernantes ya que los diagnósticos han evidenciado un marcado déficit cualitativo y cuantitativo de nuestras ciudades. Por ejemplo, en la ciudad de Cali, para el 2010, escasamente se obtuvo 2.4 m² de espacio público efectivo por habitante, muy por debajo de los 15 m², que estima la Organización Mundial de la Salud.

El incremento demográfico en Cali, sumado al débito en la entrega de obras que fomenten los lugares de esparcimiento para los caleños, ha constituido un déficit del espacio público por habitante en el último año en nuestra ciudad. El urbanista de la Universidad del Valle, Carlos Botero, sugiere que la ciudad requiere seis veces más del área urbana actual para solventar las carencias de espacio público por habitante.

Hoy, Cali tiene 6,3 millones de metros cuadrados de espacio público. Es decir, que cada habitante tiene 2,68 m² de espacio efectivo (plazas, parques, zonas verdes); según el informe de calidad de vida ‘Cali cómo vamos’.

Pero este déficit cuantitativo sería, en gracia de discusión, fácil de solucionar, puesto que implica habilitar más superficies de dicha naturaleza, pero el cualitativo, que está relacionado con el uso de los espacios, es el gran reto de nuestras instituciones, puesto que implica enfrentar la raíz del conflicto urbano y para ello no solo basta tener una batería de indicadores para medir el uso, sino contar con instrumentos y mecanismos para diseñar mejores espacios en la ciudad.

El problema es que el uso está asociado a cómo nos sentimos en el espacio, pues nadie frecuentaría un lugar a voluntad, en el cual no se sienta a gusto o confortable. El uso incluye factores contextuales como el corte del césped, la iluminación, la presencia de personas. El estudio de estos factores permite identificar un patrón habitual de conducta que se pueden traducir a pautas de diseño más ajustadas a la realidad del contexto.

En este orden de ideas, ¿por qué la ausencia de los temas de desarrollo del espacio público en las propuestas de la mayoría de los candidatos a cargos y corporaciones públicas en las elecciones a celebrarse este año?

Si bien somos conscientes de que hay temas muy importantes como la salud, la justicia y la corrupción, ya es hora que nuestros líderes generen propuestas robustas que se ocupen de garantizar mayores oportunidades para el desarrollo de los espacios públicos, en donde millones de ciudadanos pasan gran parte de su tiempo.

* Rector Universidad Javeriana Cali

Sigue en Twitter @RectorJaveCali

VER COMENTARIOS
Columnistas