Competitividad con el talón pegado

Competitividad con el talón pegado

Diciembre 03, 2017 - 11:35 p.m. Por: Luis Felipe Gómez Restrepo

La competitividad es como una carrera, y la posición es relativa al resto de intervinientes que están en la competencia. Pues bien, en el resultado del último informe de competitividad regional, elaborado por el Comité Privado de Competitividad, ubica al Valle del Cauca en el puesto seis en el ranking nacional. Es una buena posición, pero deberíamos estar más alto. Lo ideal es ubicarnos dentro de los tres primeros puestos. ¿Qué está jugando en contra para nuestra carrera por la competitividad? Dos grandes problemas evidencia dicha medición: de una parte, la Educación básica y media, y de otra, las ineficiencias en los mercados.

Este informe toma tres tipos de informaciones: las condiciones básicas (quedamos en el 5 lugar), mide Instituciones, Infraestructura, Tamaño del Mercado, Educación Básica y Media, Salud, y Sostenibilidad Ambiental. En segundo lugar, La eficiencia (7º puesto) que hace seguimiento a la eficiencia por medio de Educación Superior y Mercados. Y, finalmente, la sofisticación y diversificación (3er puesto), que analiza la Innovación y la Dinámica Empresarial.

Pues bien, veamos qué aspectos andan mal. Uno es la Educación Básica y Media, donde ocupamos el poco honroso puesto 17 en el país. Allí miden cobertura, donde estamos de 19, y calidad donde nos ubicamos en el lugar 12. Ambos son ubicaciones que dejan mucho que desear para el departamento. ¿Y en qué indicadores se observan más las falencias? En Calidad lo crítico es la calidad en los docentes, donde estamos en el puesto 22 y en inversión en calidad de la educación que estamos en la casilla 22. Mientras que, en el tema de cobertura, lo más urgente es el nivel preescolar, donde estamos en el puesto 22 en la escala nacional. Y pasando a la cobertura en educación primaria, llegamos al lugar 20. Esto debe llamar la atención a los gobiernos departamental y municipales, estamos hablando de inversión presupuestal y acompañamiento a los procesos.

El segundo aspecto en el cual quedamos mal parados es la eficiencia del mercado. Y muy particularmente el mercado de bienes, pues el laboral y financiero están relativamente bien en el contexto nacional. Los lunares están en lo que tiene que ver con permisos de construcción, donde ocupamos el indigno puesto 25, y en el registro de propiedades, estamos en el deshonroso lugar 20 del país. En el de cargas tributarias estamos en el 15. Hay mucho por mejorar. Planeaciones municipales, Dagma y similares son los responsables.

En general vamos muy bien en sofisticación e innovación, puesto 3 a nivel nacional. Pero no hay que cantar victoria… Todavía hay un reto en la tasa de natalidad empresarial, ya que estamos en el puesto 11 a nivel nacional.

Este diagnóstico de competitividad refleja que tenemos unos límites que nos están dejando en desventaja y que debemos superar. La educación básica y media está inmovilizando los talones del corredor. Por ello, debe convertirse en la gran obsesión de todos los líderes regionales, tanto públicos como privados. De otro lado, la modernización de la administración pública es una urgencia regional. Hay departamentos, como los del Eje Cafetero donde podríamos ir a aprender.

Debería gestarse un gran pacto con una meta clara: elevar la competitividad del Valle, para que en tres años podamos estar a la cabeza a nivel nacional.

* Rector Universidad Javeriana Cali

Sigue en Twitter @RectorJaveCali

VER COMENTARIOS
Columnistas