¿Cómo reducir la desigualdad?

Enero 18, 2016 - 12:00 a.m. Por: Luis Felipe Gómez Restrepo

El crecimiento económico que se ha dado en los últimos años ha generado una mayor desigualdad al interior de los países. Es un hecho, las economías crecen, pero la diferencia entre los más tienen y los que no tienen no siempre se acorta. Hay una desigual distribución de la riqueza y el ingreso generado. Y esta situación genera dinámicas que sencillamente atentan contra la sostenibilidad en el tiempo de las sociedades, pues en el fondo es la capacidad de generar oportunidades efectivas para todos, y terminamos “participando” en un mercado como si fuéramos todos iguales, cuando no lo somos en realidad.En días pasados se mostraba que aún en los Estados Unidos la clase media perdía terreno en el concierto de ese país. En China e India el crecimiento económico ha sacado a muchas personas de la pobreza absoluta, en efecto, los puso por encima de la línea de pobreza, pero a su vez ha generado una nueva clase emergente de grandes ricos, con lo que la distribución se ha visto afectada. En Colombia en algunos años ganamos terreno y en otros retrocedemos. Sin embargo, tenemos una de las peores redistribuciones del ingreso en el mundo. Recordemos que en el Valle la tasa de pobreza está en el 27,2 (2013) que nos coloca ante un poco más de un millón doscientos mil rostros pobres. El problema está en la región, aunque es de las mejores del país.¿Cómo crecer con buena redistribución? Es una de las preguntas claves que los economistas se hacen. Tres factores inciden dramáticamente: la estructura tributaria, el gasto del gobierno y la transparencia de los mercados.Una buena estructura de impuestos y un sistema eficiente de recaudación, donde se limite severamente la evasión tributaria, la progresividad de los tributos sea efectiva, y la transparencia en la rendición de cuentas evite la elusión, ayuda definitivamente a que una sociedad sea más igualitaria. Por ello, el esfuerzo que está haciendo el país de pensar una reforma tributaria estructural es fundamental. Hay que construir un sistema limpio, eficiente y progresivo. De otra parte, el gasto del Gobierno tiene que pasar de los subsidios, sabiendo que algunos de ellos hay que mantenerlos mientras se dan ciertas transiciones, a la creación de bienes públicos. Sencillamente, los dineros del Estado no deben ir a los bolsillos de algunos, sino financiar bienes que estén al servicio de todos los ciudadanos. Por ello, la idea del Gobierno de impulsar la construcción de la infraestructura es fundamental para todos. Invertir en ciencia, educación y tecnología que permita una modernización del país va también en esta línea. El último punto es el de la transparencia del mercado. Libertad de mercado pero con regulación. Es una de las formas como se sintetiza el principio de nuestro ordenamiento jurídico de Colombia como un Estado Social de Derecho. Cuando en la Constitución de 1991 lo asumió formalmente, nos estableció una ruta que países como Alemania y España habían asumido. Y lo que permite colocar a los ciudadanos y el interés general por encima del particular. Implica una defensa seria y contundente de los consumidores.El solo crecimiento no nos da distribución. Esta hay que propiciarla con otros instrumentos.*Rector de la Universidad Javeriana Cali

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad