¿Una ‘primavera cubana’?

¿Una ‘primavera cubana’?

Enero 06, 2012 - 12:00 a.m. Por: Liliane de Levy

Según los sacerdotes de la santería cubana, los llamados ‘babalawos’, el 2012 será para Cuba un año de “trastornos, confrontaciones y grandes cambios sociales, políticos y económicos, que deben llevar a que ‘muera’ el mundo actual y nazca otro mejor”. Pronósticos que resultaron música para los oídos de toda la gente que vive en la isla castrista, ávida de libertad y tolerancia. Y se apoyan en aquellas 300 ‘actualizaciones’ (ojo, no son reformas), dictaminadas por Raúl Castro (con el permiso de Fidel), hace poco más de un año y que suscitaron esperanzas de cambio dentro y fuera de Cuba. Dichas ‘actualizaciones’ incluyen la posibilidad de pequeñas empresas que pueden volverse más eficientes que las oficiales, y pagarían impuestos; algunas ventas y compras de viviendas y vehículos e incluso la participación en inversiones extranjeras de intereses y propósitos indiscutiblemente capitalistas, como lo pueden ser los clubes de golf y otros atractivos turísticos como hoteles y restaurantes lujosos. El todo para darle un soplo de vida a la moribunda economía cubana, todavía muy rígida y paralizada y al estilo del antiguo régimen comunista de la mal recordada Unión Soviética que mantiene a Cuba en la miseria. Y, lo más grave, obliga a reducir las raciones de comida subsidiadas por el Gobierno castrista que permite subsistir con salarios que rondan el equivalente de 20 dólares mensules(unos 37.000 pesos colombianos).Los analistas cubanos que viven en Cuba y en el exterior, y, desde hace mucho tiempo dejaron de pensar con el deseo, no les creen a los santeros. Ellos piensan que las ‘actualizaciones’ son tácticas para distraer y engañar a la opinión, ya que en el fondo sus propósitos siguen buscando el control del 80% de la economía del país, impidiendo cualquier acumulación de fortuna privada y sin arriesgarse a la más mínima oposición política. De modo que, no hay ‘primavera cubana’ a la vista, y lo que pasó en el Norte de África, no puede darse en Cuba.Así lo sostiene -entre otros analistas- la prestigiosa bloguista cubana Yoani Sánchez, cuyo blog ‘Generación’ ganó varios premios internacionales, que ella no pudo viajar a recibir, porque -como la mayoría de los cubanos- no tiene permiso de viajar. Viajar en Cuba es un privilegio acordado a funcionarios del Gobierno y contados ‘amigos’ del sistema que lo pueden pagar.Yoani Sánchez es una voz autorizada para hablar de Cuba. Hace dos años CNN la incluyó entre las 100 personalidades más influyentes del año, y este año volvió a engrosar la misma lista elaborada por ‘Foreign Policy’. Su blog figura entre los 25 mejores del mundo. Hace pocos días, en entrevista con el diario peruano El Comercio, expresó su total escepticismo sobre la posibilidad de “una primavera cubana”. Según ella, Cuba vivirá muchos años más tiranizada y abusada con sus cárceles llenos de presos políticos, porque “no está preparada” para desafiar al Gobierno castrista que lo controla todo desde hace 53 años. Todo, incluyendo los celulares y las redes sociales que han permitido que en Túnez, Egipto y Libia, los disidentes puedan comunicarse entre sí, y aglutinarse para formar un importante movimiento de contestación. Además “en Cuba hay mucho miedo y la sociedad civil está fragmentada”, dijo. Para concluir resignada: ”Espero que los cubanos dejen de escapar de la isla y empiecen a resistir desde adentro”. Es quizás mucho pedir. Porque a lo único que pueden aspirar los cubanos en estos momentos es que la anunciada visita del Papa, llame la atención del mundo sobre su triste realidad. Y reciban ayuda.

VER COMENTARIOS
Columnistas