Pérdida de confianza

Pérdida de confianza

Septiembre 28, 2012 - 12:00 a.m. Por: Liliane de Levy

No hay peor que la pérdida de confianza, lleva al pesimismo y la desesperanza. Es el sentimiento que en estos momentos domina en los Estados Unidos, a pocos días de las elecciones presidenciales que el próximo 4 de noviembre enfrentarán al actual presidente demócrata, Barack Obama, y el republicano, Mitt Romney. Allá todo va mal, pese al entusiasmo fingido por los partidarios de ambos candidatos con el fin de ganar votos. En el interior la economía, la educación, la salud y la vivienda pasan por muy duros momentos. En el exterior el gigante norteamericano se desmorona y no se hace respetar: los europeos tienen sus propios graves problemas y los quieren resolver sin injerencias ni ataduras; en el Medio Oriente las hordas enfurecidas atacan las embajadas y los consulados norteamericanos y gritan “Obama, somos todos Osama”. En Irán los desafiantes ayatollahs persiguen sus programas nucleares sin importarles los regaños de Washington; China y Rusia se unen en contra de Obama y lo torpedean; América Latina se ha convertido en un popular club anti-norteamericano -con la única excepción de Colombia que sostiene su amistad pero que a ratos muestra ganas de distanciarse. Definitivamente el balance de los cuatro años de Obama no es alentador. Quizá porque se esperaba demasiado de él y la decepción duele. Pero las cifras y los hechos hablan por sí solos y por más que se busquen excusas, no permiten esperar mucho de un segundo término.En el Estado de la Florida -que conozco bien- se calcula que las casas entregadas a los bancos por sus dueños por no poder asumir el costo de su mantenimiento (foreclosures) suman los 330 mil. El desempleo ronda alrededor del 10% (el promedio nacional es del 8%); más de 715 mil empleos se perdieron en Florida durante los últimos 18 meses; los inmigrantes indocumentados deportados por la administración Obama se acercan del 1.5 millon y aunque parezca imposible, el programa de salud de Obama es impopular entre los floridianos... A nivel nacional el déficit (que Obama había prometido reducir a la mitad) duplicó y la deuda alcanza los 16 trillones de dólares. En una entrevista realizada en español por Univisión a los dos candidatos presidenciales, los periodistas ( Jorge Ramos y María Elena Salinas, excelentes y muy valientes) le reclamaron a Obama por haber incumplido su promesa de hacer aprobar el Dream Act (ley que legitíma la ciudadanía a los inmigreantes radicados en el país desde muy temprana edad) que se hundió en el Senado y sus reformas sobre las leyes de inmigración. A nivel internacional los norteamericanos no se reponen de las demostraciones de odio hacia su pais en el Medio Oriente y del golpe asestado por el asesinado de su embajador y tres funcionarios de alto nivel en Libia el pasado 11 de septiembre; y piden cuentas. Sobre todo al enterarse que el asesinato no fue espontáneo sino fríamente montado por Al Qaeda, sin ser detectado por la inteligencia de los Estados Unidos.A pesar de lo dicho, creo que Obama será reelegido. Yo misma votaría por él si fuera norteamericana. Es sin duda muy carismático y lleno de buenas intenciones. Su discurso contra los extremistas ante la Asamblea de la ONU me pareció brillante y aleccionador ; recomendaría su lectura en todos los colegios. Además su contrincante Mitt Romney no resulta simpático. Y aunque aporta ideas interesantes para revivir la economía en áreas como la creación de empleos y la independencia energética, a nivel personal resulta torpe y acumula las metidas de pata. Y lo peor es que no parece entender nada a la política internacional que se está volviendo prioritaria en este mundo convulsionado y plagado de fanatismos desbordados.

VER COMENTARIOS
Columnistas