Lo dijo Shlomo...

Marzo 13, 2015 - 12:00 a.m. Por: Liliane de Levy

Hace un par de días comentaba con mi hijo (gran seguidor de noticias) la decisión del presidente Juan Manuel Santos de cesar los bombardeos contra las Farc por un mes, en reciprocidad a un gesto similar adoptado por la guerrilla en diciembre. “Lo dijo Shlomo en entrevista con la W a principios de enero... y tenía que suceder”, me respondió mi hijo, nada sorprendido. ¿Shlomo? ¿Y tenía que suceder? Se trata obviamente de Shlomo Ben Ami, el asesor israelí del presidente Santos para los diálogos de paz en La Habana; un historiador, diplomático y político reconocido y coronado de todos los doctorados posibles. Actualmente se desempeña como vicepresidente y cofundador del Centro Internacional de Toledo para la Paz que se especializa en solucionar los conflictos violentos o potencialmente violentos dentro de un marco respetuoso de los Derechos Humanos y los valores democráticos. Desde esta posición y en calidad de experto, acompaña el proceso de paz con las Farc y aparentemente, la estrategia diseñada avanza, a pesar de los tropiezos. Las contribuciones de Ben Ami al proceso son de importancia. Vale la pena destacar algunas para medir la valentía del equipo negociador del gobierno (encabezado por el magnífico Humberto de la Calle) y sus difíciles progresos.- La idea de dialogar en medio del conflicto fue difícilmente acordada; a muchos les parecía absurda ya que llegó a romper patrones establecidos que recomiendan lo contrario. Pero se lleva a cabo con aceptable éxito.- La creación de una Comisión Asesora para la Paz que reunió a los miembros y representantes de distintos sectores de la nación incluyendo la Iglesia, el Polo Democrático, los indígenas, las Fuerzas Armadas, los exguerrilleros, etc., ayuda a transmitir el mensaje que la paz no es propiedad de un partido o grupo en particular, sino de toda la nación.- Involucrar a la comunidad internacional en el proceso que de inmediato fue apoyado por los europeos y por los estadounidenses quienes le asignaron a Bernie Aronson como su representante oficial. También a personalidades reconocidas por su defensa en pro de los Derechos Humanos como Kofi Annan.- No diabolizar al enemigo por más diabólico que fuera y tratar de acercar a todo el mundo con todo el mundo. Los diálogos de paz lograron el milagro de poner a conversar al norteamericano Bernie Aronson con los delegados de las Farc, considerados oficialmente por EE.UU como los traficantes de droga más poderosos del mundo.- Acelerar las conversaciones en La Habana con el fin de abordar, cuanto antes, temas álgidos como la desmovilización, el desarme, los ceses de ataques y bombardeos unilaterales; todos vigilados con seriedad y ‘sincronización’ para llegar al deseado cese el fuego bilateral cuyo cumplimiento ideal deba coincidir con el Acuerdo Final - Los intentos de ‘desescalamiento’ del conflicto incluyen pasos audaces y, a ratos, nada populares. La idea de una eventual repatriación del jefe guerrillero Ricardo Palmera alias Simón Trinidad (preso en Estados Unidos) comienza a permear las noticias y seguramente provocará reacciones muy en contra si llegara a concretarse.Finalmente en su estrategia de paz para el conflicto colombiano Shlomo Ben Ami insiste sobre la necesidad de las condenas: “Eso lo exigen la razón, la lógica, la comunidad internacional y la obligación de dar satisfacción a las víctimas y a la opinión pública. La tarea de poner fin a un conflicto no es fácil. En especial el colombiano que ha durado décadas, ha dejado centenares de miles de víctimas y millones de desplazados”.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad