Legado de un Festival

Legado de un Festival

Mayo 31, 2018 - 11:35 p.m. Por: Liliane de Levy

¿Para qué sirve un festival de cine? Para divulgar, reflexionar, debatir, innovar, denunciar, diversificar; explorar nuevos horizontes, reunir, reconciliar, divertir, sonar… El Festival Internacional de Cine en Cannes cumple con todo. Año tras año se da a la tarea de enriquecer el arte cinematográfico mundial y lo logra a plenitud gracias a la voluntad y dinamismo de sus organizadores y muy en especial de Thierry Frémaux, su amable y muy sencillo (a pesar de lo ocupado) director, responsable de todos sus manejos.

La 71 edición de este año no fue la excepción y el éxito total. Sin embargo, antes de dar una rápida opinión sobre las películas galardonadas en la Selección Oficial (entrega la codiciada Palma de Oro) quiero recalcar la increíble acogida que el Festival le brindó a la película colombiana ‘Pájaros de verano’ de Ciro Guerra y Cristina Gallego que nos representó en la modalidad ‘Una cierta mirada’, segunda en importancia . Los críticos y periodistas en general la alabaron por unanimidad y cuestionaron su no-inclusión en la Selección Oficial.
Definitivamente el cine colombiano tiene muy buen nombre en Cannes y compite con los mejores.

Volviendo a la Selección Oficial va mi modesta opinión sobre los películas premiadas:

-Palma de Oro para ‘Un asunto de familia’ del japonés Kore-eda Hirokazu. Una comedia tierna y divertida que explora el sentido de la maternidad y de la familia en general. Calificada por los expertos como “la película casi perfecta”. Premio muy merecido.

-Grand Prix para ‘BLAKkKlans’ de Spike Lee. Comedia divertida que denuncia el racismo en EE.UU., con obvias referencias contra Donald Trump. A mi parecer sobrevalorada y a ratos absurda, aunque se apoya en una historia verdadera.

-Premio del Jurado: para ‘Capharnaum’ de la directora libanesa Nadine Labaki. Denuncia las miserias sociales en Líbano y el maltrato a los niños. Emotiva e invita a llorar. Un poco larga y repetitiva quizás, a pesar de la sensible actuación de su joven protagonista.

-Mejor Director: para la película polaca ‘Guerra Fría’ de Pawel Pawlikowski. Combina elegancia, belleza, originalidad, música, baile y paseos por Varsovia, París y Berlín. Un deleite.

-Mejor Guión: ganaron en ex aequo la italiana Alice Rohrwacher por ‘Happy as Lazzaro’ que naufraga en un realismo mágico inexplicable, y Jafar Panahi, el director iraní retenido en su país por ‘Tres caras’ con un disimulado retrato de la mujer de ayer, hoy y mañana en Irán. Guión sutil e inteligente, filmado en condiciones muy opresivas.

-Mejor Actor: concedido al insuperable Marcello Fonte por ‘Dogman’, la última película del director italiano Matteo Garrone. Excelente premio, aprobado por unanimidad.

-Mejor Actriz: para Samal Yeslyamova en el papel de una joven madre sin trabajo y una montaña de deudas en la película rusa ‘Ayka’ de Sergey Dvortsevoy. Samal resulta desgarradora y ampliamente merecedora del premio.

-Premio Especial: inventado para darle contentillo a Jean Luc Godard quien cumplió 87 años de edad y a quien el Festival siente que le debe mucho en notoriedad. Su película ‘Un libro de imagen’ es una recopilación de datos y fotos cuya intención política me resulta discutible.

Una palabra final para los olvidados del palmarés: entre otros ‘El árbol de peras’ del turco Nuri Bilge Ceylan, excelente aunque larga (dura tres horas y pico) y ‘Burning’ del coreano Chang-dong Lee con una historia sobre un triángulo amoroso, contada con mucha delicadeza.

VER COMENTARIOS
Columnistas