Irán y la guerra

Irán y la guerra

Febrero 17, 2012 - 12:00 a.m. Por: Liliane de Levy

Un video de YouTube titulado ‘La III Guerra Mundial comienza en julio o agosto del 2012’ explica con mapa y lujo de subrayados que el posible cierre del Estrecho de Ormuz, anunciado por Irán, desataría la Tercera Guerra Mundial, ya que el 40% del petróleo del mundo transita por esta vía marítima que linda con las costas iraníes. El anuncio se suma a otras provocaciones y obliga a la reflexión.Primero, un recordatario. Desde hace más de diez años la tensión sube en torno al programa nuclear iraní que, por más que digan que su desarrollo busca la producción de más electricidad, no puede tener otros motivos que dotarse de armas atómicas porque Irán es un gran productor de petróleo y no necesita de energía nuclear para suplir sus necesidades. Pero aun así, podría resignarse a que sus deseos se cumplan si no fueran acompañados de amenazas bélicas contra Occidente en general e Israel en particular, que el presidente Mahmud Ajmadinejad jura “borrar del mapa”. ¿Cómo permanecer de brazos cruzados ante semejantes propósitos? Durante años, las grandes potencias trataron de disuadir a Irán de seguir con su sospechoso programa nuclear. Le ofrecieron ventajas económicas infinitas y pusieron a su alcance sus laboratorios y tecnologías para un mejor suministro de electricidad. De nada sirvió. Irán se aferró a su programa y, aunque en ciertos momentos quedó frenado por sanciones económicas y atentados varios contra sus instalaciones y sus científicos, el programa avanzó hasta llegar a un nivel preocupante. Y ahora, el Gobierno de Teherán multiplica sus provocaciones de manera aún más agresiva. En efecto, después de aceptar reanudar las “conversaciones” sobre sus plantas nuclares y hacer creer a los europeos y a Estados Unidos que las sanciones lo afectan y que está dispuesto a negociar, Teherán lanzó un misil de largo alcance que puede aterrizar en el corazón de Israel. Luego, en ceremonia transmitida por la televisión iraní, Ajmadinejad anunció con orgullo que ya posee “varillas” de combustible nuclear, así como 9.000 centrifugadores para seguir enriqueciendo uranio al 20%. Cabe señalar que para fabricar la bomba atómica se necesita uranio enriquecido al 95%, y para fines pacíficos se enriquece del 1% al 5%.Esto viene agravado con la idea de cerrar el Estrecho de Ormuz y convierte al Medio Oriente en un polvorín a punto de estallar. Y -según el video de YouTube- abona el terreno para una Tercera Guerra Mundial. Pero ¿por qué tanta provocación? ¿Y por qué Occidente no descarta la opción de una terrible guerra?Por el lado iraní las provocaciones encuentran una explicación en las próximas elecciones legislativas (el 2 de marzo) y Ajmadinejad no goza de mucha popularidad, dadas las dificultades económicas del país y porque el pueblo no olvida que su reelección en el 2009 se valió de un fraude evidente. El programa nuclear y la idea de salir airoso de un conflicto contra los poderosos occidentales constituye un motivo de orgullo nacional que puede favorecer a Ajmadinejad en las urnas.¿Y por qué la opción de guerra por Estados Unidos y sobre todo Israel? En Estados Unidos se piensa que un Irán provisto de la bomba generaría una escalada nuclear en la región y un peligro indiscutible tanto económico como bélico. En Israel, es cuestión de vida y muerte. Además, los expertos israelíes temen que con el tiempo los iraníes entierren sus instalaciones muy hondo en la tierra, fuera del alcance de las armas anti-búnker. Y creen que si Barack Obama gana su reelección ya no tendrá motivos de respaldar a Israel por temor al voto judío y los puede abandonar. De modo que si van a actuar, deben hacerlo rápido... Ojalá surjan opciones pacíficas ante tanta locura.

VER COMENTARIOS
Columnistas