Gaza, el día después

opinion: Gaza, el día después

La tregua -número 11- entre Israel y Hamás en Gaza sigue...

Gaza, el día después

Agosto 29, 2014 - 12:00 a.m. Por: Liliane de Levy

La tregua -número 11- entre Israel y Hamás en Gaza sigue funcionando después de dos días de vigencia y nos alegramos. Ojalá dure en forma permanente como fue diseñada en El Cairo bajo el arbitraje egipcio y no se interrumpa y viole como sucedió con las anteriores. La guerra en Gaza entre israelíes y gazawis duro 50 días, cobró demasiadas vidas y causó mucho dolor. Finalmente cuando se logró las partes enfrentadas comenzaron a hacer sus balances y se declararon -ambas- victoriosas. Sin embargo nada es menos claro que una victoria en este triste asunto. Primero porque en las guerras todo el mundo sale perdiendo. Y las victorias suelen ser pírricas. Con mente serena se debe evaluar la actual situación. Veamos.Respecto a la victoria de Hamás toca reconocer que el grupo palestino logró sorprender, asustar e incluso hacer quedar mal a Israel por el enorme cúmulo de armas a su disposición y luego por la manera de utilizarlas desde mezquitas, hospitales y escuelas, complicando al extremo la respuesta en su contra. A lo largo del conflicto los cohetes y misiles que Hamás recibe de sus patrocinadores y fabrican ellos mismos fueron lanzados en forma sostenida, voluminosas e indiscriminada sobre las ciudades israelíes; habrían causado (y era su intención) decenas de miles de víctimas si Israel no dispusiera del sistema antimisil ‘Cúpula de Hierro’ “que los interceptó, en su mayoría. También sorprendieron los túneles construidos por Hamás por debajo de Gaza y bien adentrados en Israel: sofisticados, viables y capaces de albergar todo tipo de acciones bélicas insospechadas. Israel descubrió una ciudad bajo tierra y cuya importancia nunca imaginó. Otra victoria que se puede atribuir a Hamás es el hecho de salir con vida del conflicto después de sentirse aislado y condenado a desaparecer desde que la antiislamista Egipto y los shiítas Irán y Siria le voltearon la espalda. Vivo y con voz para negociar con Egipto e indirectamente con Israel la tregua en curso. La victoria que Israel puede reclamar en Gaza es igualmente interesante. En primer lugar debilitó a Hamás (aunque no lo erradicó totalmente como era su intención) al destruir su arsenal bélico e inhabilitar sus túneles. Y el solo hecho que fue Mahmud Abbas líder de la Autoridad Palestina en Ramallah quien asumió el anuncio oficial del cese al fuego demuestra que la legitimidad de Hamás en Gaza está sacudida y tiene que contar con el apoyo de la Autoridad Palestina para ser tomada en cuenta. Finalmente, Israel considera una victoria la tregua negociada sin tener que ceder ante las exigencia de Hamás de levantar el bloqueo o construir un puerto y un aeropuerto en Gaza que tanto los israelíes y sobre todo los egipcios vetan por temor a que se pueda rearmar y provocar conflictos regionales más pronto de lo previsto.Las derrotas de Hamás tienen que ver sin duda con su responsabilidad por el gran número de víctimas civiles en el conflicto contra Israel y que el mundo -así como los mismos palestinos del exterior (ya que en el interior no pueden emitir la más mínima disensión) comienza a cuestionar y mirar con preocupación. Otra derrota sería la destrucción de su arsenal bélico y la pérdida de un gran número de lideres. Hamás debilitado tendrá que aceptar los dictados del grupo “moderado” Fatah de Mahmud Abbas que en el año 2007 había combatido y expulsado de Gaza en un violento golpe de Estado. El fracaso de Israel radica en que en 50 días de guerra no eliminó Hamás ni lo desmilitarizó. Tampoco lo disuadió de su objetivo esencial de destruir a Israel. Y en estos momentos el gobierno de Netanyahu debe responder por el fracaso de la inteligencia israelí que no se había percatado de la extensión y la capacidad de los túneles construidos por Hamás durante años de aparente ‘calma’. El día después de la guerra está cargado de dudas y peligros.

VER COMENTARIOS
Columnistas