¿Existe una guerra ‘justa’?

Agosto 01, 2014 - 12:00 a.m. Por: Liliane de Levy

En el último festival de cine en Cannes vi la película ‘The search’ (la búsqueda) del realizador francés Michel Hazanavicius sobre la historia de una empleada de una ONG durante la guerra en Chechenia que teje una relación especial con un pequeño niño perdido. Sin tomar partido y solo para lamentar los estragos que la guerra causa en vidas, sufrimientos y traumas sobre todos sus protagonistas. No fue bien recibida por la crítica en Cannes que la consideró “melosa”; a mí me sensibilizó respecto al infierno que una guerra puede significar.Pienso en esta película ante el doloroso y prolongado conflicto armado entre Hamas e Israel en Gaza y me pregunto si fue necesario y peor aún, si de algo servirá. ¿Existe una guerra justa? Encontré una respuesta sencilla en un escrito reciente de Jamie Levin, una eminencia en el tema y cuyo trabajo explora los conflictos y la solución de los conflictos y dicta una cátedra sobre guerra, paz y seguridad en la Universidad de Toronto. Levin define las condiciones de una guerra justa y ética en base a dos condiciones esenciales:1- La razón de ir a la guerra, debe ser justa.2- La manera de llevar la guerra debe ser ética.Si falla una de estas dos condiciones la guerra deja de ser justa o legítima.Según Levin la guerra debe ser el último recurso para resolver un problema. Otros medios como la diplomacia y las sanciones deben practicarse de manera exhaustiva antes de recurrir a la fuerza, la violencia y la muerte. Una causa justa tiene que ver con defensa propia o de otros. Las guerras de agresión o venganza no son consideradas justas.Por otra parte el uso de la violencia debe ser proporcional a la ofensa sufrida y utilizado de manera limitada con el fin de poder reparar los daños cuando se necesita. Se libra con la sola intención de resolver la ofensa y facilitar el camino a la paz.Una guerra justa se lleva a cabo cuando tiene buenas posibilidades de éxito. El ‘aventurerismo’ de gobernantes y responsables militares no justifica las perdidas de vidas humanas y los sufrimientos en las guerras. Si no se puede ganar la guerra se evita a toda costa y se prefiere llegar a un status quo más cómodo. La guerra debe evaluar el balance de una modesta paz y el costo implicado para lograrla.¿En Gaza qué vemos? subraya Jamie Levin: violencia en vez de diálogo, emociones en vez de sentido común. Y dos bandos que justifican sus acciones con extremada pasión. Israel dice defenderse contra los miles de cohetes y misiles que caen en forma deliberada sobre sus ciudades y poblaciones civiles y que sin la capacidad de los ‘Iron Dome’ (sistema anti-misiles) que los interceptan causarían miles de muertos. También alega que la responsabilidad del enorme e insoportable número de civiles muertos en Gaza recayó sobre Hamas que ha instalado sus lanzamientos de cohetes en medio de la población civil. Y Hamas pretende romper el bloqueo a Gaza que lo asfixia y conseguir la autodeterminación palestina a cualquier costo ya que según alega la moderación palestina no alcanzó este objetivo. Y para complicarlo todo Hamas no reconoce a Israel y clama por su total destrucción. En medio de tanta tensión, pasión y emoción difícil encontrar una solución. Los cese el fuego propuestos fueron rechazados todos por Hamas y el último también por Israel. Con ningunas perspectivas de paz a la vista. No es la guerra ‘justa’ que visiona Jamie Levin...

VER COMENTARIOS
Columnistas