En busca de un líder

En busca de un líder

Diciembre 09, 2011 - 12:00 a.m. Por: Liliane de Levy

Patética la campaña presidencial en los Estados Unidos. Para enfrentar a Barack Obama -cuyo récord de impopularidad supera al que obligó a Jimmy Carter a empacar e irse al cabo de un sólo termino- nos encontramos ante un abanico de candidatos republicanos de una incompetencia total. Y eso mientras que el otrora ‘Gigante del Norte’ pasa por una aguda crisis económica, marcada por el desespero general. “Quién podrá salvarnos?”, se preguntan los norteamericanos... ¡Aparentemente nadie! Solo unos ineptos, ignorantes y tramposos, maquillados y con el pelo blowreado y la vestimenta recomendada por asesores especializados, se pelean el puesto más complicado y poderoso del planeta.La verdad es que Barack Obama desilusionó a todos. LLegó a la palestra política de los Estados Unidos en momentos en que los norteamericanos anhelaban un cambio radical de la era Bush hijo y creyeron que este joven negro, educado y dinámico y sin duda buena gente y honrado, colmaría sus deseos. Pasó lo mismo con Carter después del perverso Nixon y los norteamericanos descubrieron, a destiempo, que no bastaba con ser buena gente para convertirse en Presidente de los Estados Unidos. El amateurismo político del Carter de aquel tiempo y de Obama de hoy en dia, colocó Estados Unidos en una situación peligrosa frente a un mundo cada día más competidor y agresivo. Y otra vez a los norteamericanos les toca reparar los daños causados por un líder mal escogido. Los republicanos que pretenden asumir tan difícil tarea no convencen. Para enumerar a los más opcionados comenzaré con Herman Cain, un hombre que hizo muchísimo dinero como vendedor de pizza y tiene la peculiaridad de ser ‘un conservador negro’ que le inculca al Partido Republicano un toque de tolerancia (el mismo que aportó Obama al Partido Demócrata). Pero fuera de este detalle ‘emancipador’, Herman Cain resultó ser un vulgar acosador sexual perseguido por múltiples juicios en su contra. Y con el agravante de no saber nada de nada. Como programa económico lanzó un plan fiscal que llama “9-9-9”, totalmente incoherente. Y cuando discute de política internacional no parece ubicar a Libia en el mapa ni entender que en Cuba se habla español... Otro candidato republicano desastrozo es Rick Perry, el gobernador de Texas, cuya misión parece descalificar a su compañero Mitt Romney. Pero a la hora de proponer programas propios se traba y hace el ridículo, como cuando olvidó el tercero de tres gabinetes de gobierno que prometió disolver en caso de habitar la Casa Blanca. O cuando afirmó que en los Estados Unidos los jóvenes votan a los 21 años, pero lo hacen a los 18 y fijó la fecha de las elecciones al 12 de noviembre del 2012, pero ya estaba fijada para el 6 del mismo mes. Newt Gingrich el mayor en edad y más experimentado de los candidatos republicanos (fue presidente de la Cámara de Representantes a finales de los 90), ve su estrella brillar en medio de tanta ineptitud. Pero es cuestionado sobre su ética profesional y también por adulterios varios y por recibir salarios millonarios como asesor de empresas involucradas en las trampas que provocaron el descalabro de la economía norteamericana. Finalmente, está Mitt Romney, quien en su momento se perfilaba como el candidato favorito, pero desilusionó por ‘camaleon’ y mentiroso: acaba de lanzar una cuna que pone en boca de Obama palabras fuera de contexto que dicen lo contrario de lo que el actual Presidente estaba diciendo...Mientras tanto la ruina de la economía agobia a norteamericanos y europeos; China y Rusia sacan las uñas; el Medio Oriente se islamisa; Irán fabrica su bomba; Israel se prepara para la guerra; África se muere de hambre... Y Estados Unidos sin la perspectiva de un líder que dé la talla...

VER COMENTARIOS
Columnistas