¿Elecciones perfectas?

opinion: ¿Elecciones perfectas?

No sorprendió que Hugo Chávez ganara su re-reelección en Venezuela. ¿Cuándo...

¿Elecciones perfectas?

Octubre 12, 2012 - 12:00 a.m. Por: Liliane de Levy

No sorprendió que Hugo Chávez ganara su re-reelección en Venezuela. ¿Cuándo en la vida un dictador en el poder perdió en las urnas? Nunca. Aunque consciente de que la televisión confirmó el respaldo multitudinario a su contendor Henrique Capriles y que en este mundo de las comunicaciones sofisticadas no se puede abusar exageradamente de la confianza de la gente, Chávez optó por ganar con un margen lógico, es decir, no del 99% a la usanza de un Fidel Castro o dictadores árabes sino por un ‘humilde’ 8 a 10%.Y lo consiguió, después de una lucha electoral cargada de ventajas a su favor. En Venezuela no hubo debates entre los candidatos porque Chávez no lo permitió; sus únicos argumentos contra Capriles fueron el insulto más grosero, vetó la presencia de observadores internacionales, no registró un reporte oficial de los tarjetones; dicen que las mesas de votación ya venían arregladas de antemano; que los miembros del Consejo Nacional Electoral, CNE, son amigos de Chávez; que los observadores nacionales fueron designados por él mismo. El sistema de votación también. La hora de cerrar las elecciones fue escogida por Chávez; el conteo final corrió por cuenta del chavista CNE, etc... Chávez juez y parte de las elecciones. Un imposible en cualquier arbitraje. Ahora, mientras los seguidores de Capriles lamentan la oportunidad de cambio perdida, otros aplauden y festejan. Comenzando por los millones de venezolanos que apoyaron a Chávez y le dieron su voto y la victoria. Luego, muchos gobernantes de países latinoamericanos que cuentan con su supervivencia para ellos sobrevivir. Entre otros, Fidel Castro su mentor, quien con su hermano Raúl consideran la permanencia de Chávez en el poder por 20 años nada escandalosa y felices de seguir recibiendo su petróleo venezolano subsidiado, sin tener que ceder en aperturas democráticas; Cristina Kirchner de Argentina mira e imita a Chávez sin disimulo y resulta buena alumna; Rafael Correa de Ecuador, Daniel Ortega de Nicaragua, Evo Morales de Bolivia, acuden a él en tiempo de crisis. A este club se le suman dictadores de todo el mundo: Bashar el Assad de Siria quien masacra a su pueblo desde hace un año, el oscurantista Mahmud Ahmadinejad de Irán en el poder gracias a un fraude electoral y cuyas ambiciones nucleares espantan. Vladimir Putin de Rusia quien también se resiste a ceder el mando; Alexandr Lukashenko de Bielrusia apodado ‘el último dictador de Europa’, Muammar el Gaddafi de Libia, quien desde su tumba aplaude.Entretanto los seguidores de Capriles buscan nuevas fórmulas para librarse del dictador. Importantes pensadores, aún de izquierda, comparten sus anhelos. Entre ellos el anarquista Rafael Uzcategui, integrante de Peovea, Programa Venezolano de Educación y Acción en Derechos Humanos, en su libro ‘Venezuela: revolución o espectáculo’, acusa la hiperpresidencia de Chávez de destruir las estructuras democráticas de Venezuela y reemplazarlas por estructuras paralelas creadas por él mismo. Así gobierna solo, sin oposición, ni rendir cuentas e utilizando el mana del petróleo a su antojo y de manera opaca que abona el camino al populismo, el clientelismo y la corrupción.Para desbancar a Chávez, Capriles parece optar por una estrategia conciliadora. Le tendió la mano y lo felicitó. Unos dicen que para salvar su pellejo, otros creen que para -en calma- darse a la tarea de unir a la oposición y atraer a los chavistas con ganas de más democracia. Y prepararse para futuras elecciones: las regionales en diciembre; las municipales en abril del 2013 y las legislativas en el 2015. Para luego volver a aspirar a la Presidencia.

VER COMENTARIOS
Columnistas