Egipto, escepticismo y desconfianza

Egipto, escepticismo y desconfianza

Julio 06, 2012 - 12:00 a.m. Por: Liliane de Levy

Con los liberales y los moderados en desbandada, los pusieron a escoger entre la peste y el cólera. Y el resultado desconcierta. Hablo de las elecciones presidenciales en Egipto y la victoria de Mohamed Morsi, candidato de los Hermanos Musulmanes sobre el general Ahmed Shafik, candidato del Ejército. Los rumores aseguran que los militares -en el poder desde la caída de Hosni Mubarak- le ‘dieron’ la victoria a los Hermanos Musulmanes considerando que si la daban a Shafik (vinculado con el odiado Mubarak y su ultimo Primer Ministro) desecadenarían una sangrienta guerra civil, similar a la que vivió Argelia hace 20 años.Morsi triunfó y sus discursos de posesión sonaron conciliadores; prometen respetar los valores democráticos y los acuerdos internacionales. Sin embargo, su llegada al poder suscita temores. Esencialmente entre quienes se sienten más afectados y que son Israel en el exterior y los coptos egipcios en el interior y cuyo numero se acerca al 10% de una población de 85 millones. Ellos califican de ‘ingenuos’ a los occidentales que creen que, en nombre del “pragmatismo” y de la apremiante necesidad de resolver problemas económicos y sociales en Egipto, Mohamed Morsi se moderará y se reformará. En Israel, Zvi Mazael, un exembajador en Egipto, cuestiona las promesas conciliadoras de Morsi por medio de sencillas preguntas:1- ¿La clase de fe islamista de Morsi vaciló de repente después de su elección a la Presidencia de Egipto o él nos ha estado mintiendo toda su vida? 2- ¿La cofradía de los Hermanos Musulmanes abrazó los valores democráticos inmediatamente después de las elecciones?3- ¿Los 500 mil miembros de la Cofradía les darán a las mujeres los derechos que siempre les negaron? 4- ¿Los Hermanos Musulmanes tolerarán a los coptos después de combatirlos con sania?5-¿Los ‘Hermanos Musulmanes’ renunciarán a su proclamada meta de convertir el mundo al Islam?Cabe señalar que la cofradía ‘Hermanos Musulmanes’ nació en 1928 y desde entonces su agenda no ha cambiado. Consiste esencialmente en abolir el sistema judicial y jurídico instalado en Egipto desde 1883 y basado en el Código Napoleónico para introducir un sistema basado en la ley islámica de la Sharia (con amputación de manos, apredreamiento y el látigo como castigos, etc.) También en revivir la visión del Califato que busca unir a las sociedades musulmanas bajo un solo gobernante como ocurrió durante el Imperio Otomano y fue erradicado por Kemal Artaturk hace 90 años.En Israel nadie olvida que los Hermanos Musulmanes siempre fueron antisemitas, aun cuando no existía el Estado de Israel; luego se declararon acérrimos enemigos de Israel. Por otra parte, los coptos egipcios expresan sus miedos. Quisieran contar con una participación significativa en el gobierno de Morsi y poder practicar libremente su cristianismo. El multimillonario empresario copto Naguib Sawiris les recomienda tener paciencia. Pero otros se muestran alarmistas como el padre Henri Boulad, quien ocupó el cargo de rector de los Colegios Jesuitas en el Cairo durante décadas. Él no se hace ilusiones y explica que el fumdamentalismo musulmán que el nuevo presidente egipcio, Mohamed Morsi, profesa es totalmente incompatible con los valores democráticos de libertad de expresión e igualdad para las minorías y las mujeres. Sus reflexiones se pueden escuchar en youtube.

VER COMENTARIOS
Columnistas