Democracia

Democracia

Marzo 15, 2013 - 12:00 a.m. Por: Liliane de Levy

En estos tiempos de cambios políticos en el mundo se habla mucho de democracia y de su mejor aplicación posible. Socialdemocracia, teocracia, tecnocracia, meritocracia son términos con los cuales los políticos juegan para convencernos que lo suyo es lo mejor. Y no paran de innovar. Van algunos de sus últimos hallazgos.En Venezuela se instala una peculiar manera de gobernar: la ‘necrocracia’ o gobernar bajo el mando de un líder fallecido y acatar sus enseñanzas. Es lo que hace el presidente interino de Venezuela, Nicolás Maduro, quien promete, en caso de ganar las elecciones, seguir fielmente los pasos trazados por su mentor Hugo Chávez y seguir manejando al país como si él estuviera todavía vivo . La ‘necrocracia’ no es una novedad: ya la aplicó el mismo Hugo Chávez cuando se proyectaba como la reencarnación de Bolívar que invocaba en todas sus decisiones. ‘Necrocracia’ es la expresión más repulsiva del populismo..., ¡pero funciona!- En Cuba la democracia llamada del pueblo muestra su cara totalitaria y cruel gracias a las pocas voces que logran salir de la isla y tienen el valor de denunciar los abusos de un régimen que lleva 54 años en el poder. Ocurre con la gira que finalmente se le permitió realizar a la muy valiente bloguera Joani Sánchez cuyos escritos difícilmente se filtran fuera de Cuba y revelan duras realidades del régimen castrista. Gracias a la presión internacional y a los prestigiosos premios que Joani recibió y nunca pudo viajar a recibir, el gobierno de La Habana le dio el pasaporte y la visa de salida que venía solicitando por años. Pero no antes de organizar a grupos llamados a bloquear sus intervenciones en el exterior. Por eso se enfrentó a gente que la vino a insultar de manera soez en Brasil y en México -países en los cuales la gente suele hablar con toda libertad, menos en esta ocasión. Ahora Joani Sánchez llega a los Estados Unidos y en Washington hablará ante una audiencia de congresistas. Se sabe que denunciará los atropellos a la libertades que sufre en su país, pero que también aprovechará la oportunidad para señalar los efectos negativos del embargo norteamericano a Cuba que ella censura y considera un obstáculo más para deshacerse de la dictadura castrista.-En Egipto la ‘primavera’ política sigue enfriándose para convertirse en el invierno helado de una dictadura ciega y sorda ante el clamor masivo por más democracia de la gente pensante del país. Es una lástima, porque a pesar de la incoherencia total de la administración del presidente Mohamed Morsi, se había comenzado a palpar la esperanza de una leve libertad de expresión que en Egipto no se había visto jamás. Gracias a la presión del mundo exterior que los gobernantes egipcios necesitan para recibir ayudas económicas billonarias y mantener a flote a su país en quiebra, pudimos leer a periodistas críticos del régimen actual y ver programas de televisión que denuncian sin temor. Pero de repente la censura volvió y la dictadura se endureció. Muchos periodistas fueron silenciados y un documental, titulado ‘Los judios egipcios’, realizado por un director y un productor egipcios, fue vetado de los teatros del país. Es una lástima: sin conocer la extraordinaria contribución de la muy leal comunidad judía de Egipto (100 mil miembros) para el progreso del país antes de ser totalmente erradicada (queda una docena) en los años 50, los egipcios seguirán creyendo en una historia patria mocha y falsamente amañada. Nada que ver con la democracia que tanto anhelan.

VER COMENTARIOS
Columnistas