Colombia de película

Noviembre 11, 2011 - 12:00 a.m. Por: Liliane de Levy

De la fábula a la más dura realidad. Y no puedo creer que no hubo relación entre las dos situaciones. Pero voy por partes.A mediados del mes de mayo pasado se realizó en la ciudad francesa de Cannes, el Festival Internacional de Cine. Y entre las 22 películas seleccionadas para competir por la Palme d’Or figuró la marroquí ‘La Source des Femmes’ (El Manantial), dirigida por el rumano Edu Mihaileanu (‘El Concierto’; ‘El Tren de Vida’; ‘Va ,Viva y Vuelva’), siempre dado a la defensa de los derechos humanos. La acción de su última realización ocurre en una perdida población norafricana, aislada del mundo en donde la vida es dura y en especial para las mujeres. Ellas sometidas y explotadas por una sociedad machista están a cargo de todos los deberes del hogar, incluyendo la búsqueda diaria de agua desde un pozo lejano que las obliga a caminar por una peligrosa zona montañosa, cargadas de pesados recipientes y bajo un sol quemante. Muchas embarazadas o enfermas mueren en el intento mientras sus esposos observan pasivos y las autoridades no se enteran ni se manifiestan. Hasta que una joven recién casada (interpretada por la maravillosa Leila Bekhti), un poco más cultivada que las demás -por estar casada con el profesor del pueblo- decide hacer algo al respecto. Y se inventa la protesta de la abstinencia sexual para obligar a los hombres a actuar. Otras mujeres adhieren a su iniciativa y finalmente, gracias a la llegada al pueblo de un periodista (por razones ajenas al periodismo), que acepta escribir un artículo sobre el problema del agua, se logra alertar al resto del país. Las autoridades intervienen e instalan una tubería que lleva el agua del manantial hasta la plaza central del pueblo. Las mujeres, triunfantes levantan su huelga sexual y la felicidad vuelve al pueblo. El todo contado con humor, música, bailes, atuendos folclóricos, bellísimos paisajes que vuelven la película muy agradable e incluso divertida, pese al tema muy serio de la explotación de la mujer que trata. No fue premiada en Cannes pero sí muy concurrida y comentada. En lo positivo se destacó su ritmo, la excelencia de sus actores y la belleza de sus paisajes. En lo negativo se la tildó de ingenua y de pensar con el deseo, ya que una situación semejante de protesta sexual no se puede dar en una sociedad árabe. La fábula se volvió realidad en Colombia a finales de junio, un mes después de la proyección de ‘La Source des Femmes’ en Cannes. ¿Será coincidencia? La alusión al asunto colombiano por Edu Mihaileanu hace pocos días aumentan mis dudas. Como se sabe, en Barbacoas, Nariño, el Movimiento de Piernas Cruzadas que emprendieron 300 mujeres alertó a las autoridades sobre el estado de la única carretera que une a la población con el resto del país. Se trata de una trocha de 57 kilómetros de largo que obliga a sus usuarios a demorarse hasta 15 horas atravesándola... Películas en Youtube muestran su abominable estado y el desespero de los habitantes de Barbacoas a la hora de viajar, convirtiéndose en la razón principal de todos sus problemas: aislamiento total, inseguridad, corrupción, falta de educación, salud, empleos... Una situación inhumana que no podía durar más. La idea de la abstinencia sexual nació cuando las mujeres pensaron: “¿Para qué parir más hijos condenados a vivir en el aislamiento y la pobreza?”, y duró 112 días. El mundo entero la comentó de manera entre jocosa y seria; pero la comentó y repetidamente. Hasta que Bogotá escuchó el mensaje, se ocupó del problema y se compremetió a pavimentar parte de la trocha con miras a completar el trabajo en un futuro próximo. Y como en la película de Mihaileanu el Movimiento Piernas Cruzadas cumplió su cometido con un final feliz. A mediados de octubre, las mujeres de Barbacoas anunciaron el fin de la huelga y desde entonces el municipio tiembla... pero de amor.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad