Cannes, tribuna de disidentes

Cannes, tribuna de disidentes

Abril 19, 2018 - 11:35 p.m. Por: Liliane de Levy

La programación del 71 Festival de Cine en Cannes (mayo 8 - mayo 19) promete ser altamente politizada y tribuna de la disidencia mundial. Si nos atenemos a la Selección Oficial cuyo máximo galardón es la Palma de Oro, encontramos que de las 18 (quizás 19) películas seleccionadas, la mitad expresan sentimientos de dolorosa protesta con directores que trabajan en medio de condiciones opresivas. Destaco algunas de las más representativas.

En primer lugar nos llega ‘Three faces’, del director iraní Jafar Panahi quien desde el 2010 fue arrestado por las autoridades de su país por críticas al gobierno y confinado a cárcel domiciliaria con la prohibición de trabajar y viajar. La primera prohibición le fue levantada al cabo de pocos años pero la segunda se le aplica sin contemplación. Entretanto Panahi ha acumulado premios internacionales que vinieron a añadirse a la Palma de Oro que lo había lanzado a la fama en 1995 con ‘The white balloon’. Actualmente los altos mandos del Festival usan la diplomacia para lograr que Panahi pueda venir a Cannes a presentar su última película.

Otro caso de resonancia mundial fue la selección de la película rusa ‘Leto’, o verano, de Kirrill Serebrennikov, sobre la vida del rockero ruso Victor Tsoi y el rock clandestino en Leningrado en los años 80. Él también se encuentra condenado a arresto domiciliario desde hace diez meses con la prohibición de viajar e incluso de hablar con los periodistas.
Serebrennikov es el más importante director de teatro y productor en Rusia y en estos momentos lo acusan de un fraude fiscal de 2,3 millones de dólares. Sus amigos y seguidores alegan que su aislamiento no tiene nada que ver con dinero sino con política debido a sus críticas contra el Kremlin y también contra la iglesia ortodoxa. El Festival estaría negociando su pronta presencia en Cannes con las autoridades rusas.

El tercer gran rebelde de la selección es el norteamericano Spike Lee; regresa a Cannes después de tres años de ausencia con una película considerada la más politizada de todas y titulada ‘BlacKKKlansman’. Cuenta la historia de Ron Stall Worth, un policía negro de Colorado infiltrado en el grupo racista Ku Klux Klan en 1978. Por otra parte la libanesa Nadine Labaki -una valiente militante a favor de la mujer árabe y contra el fanatismo religioso (‘Caramel’, ‘¿Y ahora a dónde vamos?’), presentará este año en Cannes ‘Capharnaum’: la historia de un muchacho que enjuicia a sus padres por su nacimiento.

Otra película de fuerte cuestionamiento social será la egipcia ‘Yommedine’ dirigida por A.B. Shawki: le sigue los pasos a un leproso copto que busca a su familia. El ambiente de rebeldía y crítica política puede llegar a exasperar con la inclusión del último trabajo del veterano Jean Luc Godard quien hace 50 años revolucionó Cannes y el cine mundial con las innovaciones de la ‘Nueva ola’. Este año trae ‘Le Livre d’image’, descrita como “canción revolucionaria en cinco capítulos’.

Finalmente parece que el escandaloso -y también talentoso- director danés Lars Von Trier regresaría al Festival después de haber sido expulsado en el año 2011 cuando en conferencia de prensa se declaró “nazi” y capaz de “entender” a Hitler. Perdonado, volvería con la película ‘The house that Jack built’ sobre un asesino en serie con escenas “de extrema brutalidad”.

Definitivamente en Cannes no nos vamos a divertir aunque -por fortuna- el Festival lo inaugura la película en español ‘Todos lo saben’, del director iraní Asghar Farhadi (otro disidente pero menos vehemente. Hizo ‘Separación’), protagonizada por Penélope Cruz, Javier Bardem y Ricardo Darín. Un poco de glamour no hace daño...

VER COMENTARIOS
Columnistas