Cannes, ¿“demasiado gay”?

Mayo 24, 2013 - 12:00 a.m. Por: Liliane de Levy

“Demasiado gay” fue el argumento que los estudios de Hollywood utilizaron para negar la financiación de la película ‘Behind the Candelabra’ de Steven Soderbergh. Lo contó el mismo director en Cannes hace un par de días durante la presentación de su película que figura en la Selección Oficial del Festival Internacional de Cine y compite por la Palma de Oro. Y explicó que para el dinero tuvo que acudir a la televisión; que HBO la produjo y que en los Estados Unidos no saldrá en salas de cine sino en televisión. ‘Behind the Candelabra’ cuenta la historia de Liberace, un prodigioso pianista de los años 70’, que vestía de manera extravagante con pieles, joyas y plumas y fue el precursor del estilo ‘Bling’ o ‘Super-Kitch’ que imitaron Elton John, Madonna o Lady Gaga. Su publico lo adoró y en especial las mujeres. Pero Liberace era homosexual y guardó su secreto hasta su muerte (de Sida) mientras sus agentes le inventaban amoríos con una deportista. La película se concentra en los cinco últimos años de su vida y su idilio con el muy joven Scott Thorson con quien vivió una unión tormentosa aunque bastante conmovedora. ‘Behind the Candelabra’ fue ovacionada en Cannes. El papel de Liberace lo asumió con extraordinario talento (gestos, voz, caminado...) Michael Douglas, recuperado de un cáncer en la garganta. El papel de Scott lo interpreta Matt Damon, bien compenetrado con el personaje. La filmación pasa por enamoramientos y escenas de cama que quizás molestaran a algunos pero el éxito es total. La recomiendo.“Demasiado gay” me advirtieron antes de ir a ver la película francesa ‘L’Inconnu du Lac’ (El desconocido del Lago) de Alain Guiraudie que también compite en Cannes en la categoría ‘Un Certain Regard’ (de igual importancia que la Oficial). Su tema es la homosexualidad y su relación intima con el sexo. Con una historia sencilla: es el verano, en una playa desierta al borde de un lago perdido en la selva, llegan homosexuales de todas las edades a buscar pareja y a satisfacer sus deseos sexuales. Uno de ellos -el héroe de la película- se enreda peligrosamente con un asesino; el suspenso aumenta y la historia termina de manera desconcertante. Confieso que a los diez minutos de proyección, sentí gran malestar e iba a salir de la sala; nunca había visto escenas de tal erotismo. Sin embargo pensé que, a mi edad, tengo que ser capaz de aceptar y digerir ciertas realidades... Y vi la película hasta el final. Tomé una buena decisión: resulto excelente, de una plasticidad indéniable, con imágenes sublimes de la naturaleza y una revelación frontal - a ratos insoportable-de las relaciones homosexuales que a pesar de su audacia no caen en la pornografía ni en la vulgaridad. La recomiendo... a mayores de 30 años.Y “demasiado gay” escuché a la salida de la comedia ‘Les garcons et Guillaume a table’ de Guillaume Gallienne que compite en la categoría ‘Quinzaine des realisateurs’. El director interpreta su propio personaje: un joven homosexual convertido en artista y con una relación peculiar con su madre, papel que también interpreta. La historia, autobiográfica, se convierte en una comedia extraordinaria y las risas del público no dejaban escuchar los diálogos de la proyección. Es la comedia del año en Francia. ¡Una revelación! Toca verla y disfrutarla, aunque “demasiado gay”.Pero ojo !No solo la homosexualidad ocupó un puesto prominente en Cannes! Otras películas se destacaron. A mi parecer, la mejor hasta ahora del Festival es ‘Inside Llewin Davis’ de los Hermanos Coen; meritoria de la Palma de Oro. Pero también ‘Le Passe’ (el pasado )del iraní Asghar Farhadi, buena pero no tanto como la anterior, ‘Separación’ del mismo director. Y cabe notar que la violencia, a ratos gratuita, fue tratada a ultranza. En especial en la película mexicana ‘Heli’ de Amat Escalante que disgustó a los espectadores y fue mal recibida.

VER COMENTARIOS
Columnistas