Cannes 70 años

Mayo 18, 2017 - 11:55 p.m. Por: Liliane de Levy

Año tras año, alrededor de la segunda semana de este mes, el mundo del cine vive -literalmente- en función del Festival Internacional de Cine en Cannes, de su majestuosa escalera cubierta de la tradicional alfombra roja y de la Palma de Oro, máximo galardón que el evento otorga. Este festival cumple 70 años de realizarse y sigue siendo el más importante del séptimo arte en el mundo. ¿Por qué? Simplemente porque supo mantener su altísimo nivel y mejorarlo con el tiempo a punta de imaginación, exigencia, innovación, diversidad, tolerancia y un afán permanente de utilizar la cultura para acercar a los pueblos. Cada año deslumbra con enormes dosis de glamour y nos hace soñar, al tiempo que nos sensibiliza y nos obliga a reflexionar sobre problemas económicos, políticos y sociales que afectan a tantos.

Definitivamente Cannes es un acontecimiento cultural único y su aporte es monumental. Para celebrar su septuagésimo cumpleaños buscará sobrepasar sus extraordinarios logros comenzando con un jurado de lujo encargado de la Selección Oficial en competencia por la prestigiosa Palma de Oro, que estará presidido por el realizador español Pedro Almodóvar y tendrá miembros del calibre de Paolo Sorrentino, Jessica Chastain y Maren Ade. Entre las películas que destacaría y quisiera poder ver están ‘Happy End’ de Michael Haneke (realizador de ‘La Cinta Blanca’, ‘Amours’ entre otras), ganador de dos Palmas de Oro y aspirante a una tercera para batir el récord. ‘The Beguiled’ de Sofia Coppola, quien mezcla sexo y violencia con tradicionalismos del pasado. Tres ‘biopics’ franceses (biografías cinematográficas) sobre personalidades inspiradoras como el escultor ‘Rodin’ (dirigida por Jaques Doillon), ‘The Redoubtable’ de Michel Hazanavicius sobre la vida de Jean Luc Godard y ‘Barbara’, diriga por el actor y realizador Mathieu Amalric, sobre la cantante que fue considerada ‘más grande’ que Edith Piaf. El cine francés domina este año la Selección Oficial ya que incluye, además de las nombradas, a ‘L’amant double’ de Francois Ozon.

Otra novedad es el regreso del cine ruso que brilló por su ausencia durante las dos últimas versiones del festival e hizo falta. Llega con ‘Nelyubov’ de Andrey Zyyagintsev, quien nos había regalado ‘Leviathan’ en el 2014 y cuenta la historia de una pareja que divorcia sin darse cuenta de lo que pasa en la cabeza y el corazón de su hijo. También quisiera ver la película ukraniana ‘Una dulce mujer’ del realizador Sergei Loznitza (Austerlitz), sobre el drama de una mujer que busca tener noticias de su esposo encarcelado en Rusia. El cine africano fue descartado este año por los organizadores del festival pero el latinoamericano se salvó al quedar incluido con tres películas en la categoría Un Certains Regard. Son: ‘Las hijas de Abril’, un drama familiar de Michel Franco (realizador de ‘Después de Lucía’), ‘La Cordillera’ del argentino Santiago Mitre sobre política y corrupción en Latinoamerica, y ‘La Novia del Desierto’ dirigida por las también argentinas Cecilia Atan y Valeria Pivato, que sugiere que la vida comienza a los cincuenta años. Lo que nos lleva a destacar -a mucho honor- la escogencia del cortometraje colombiano ‘Damiana’ de Andrés Ramírez Pulido que compite con otros 8 seleccionados entre más de 5.000 aspirantes en esta categoría. Importante señalar que el jurado calificador de los cortos es presidido por el realizador rumano Cristian Mengiu, que sólo añade méritos a la distinción.

Finalmente lo más emocionante e innovador será el llamado ‘espectáculo-instalación’ de realidad virtual del mexicano Alejandro González Iñarritu. Se trata de un corto que dura entre 6 y 7 minutos y que, según testigos, se convierte en un ejercicio estético maravilloso para demostrar que la realidad virtual no es sólo técnica sino que también es arte. No veo la hora de experimentarlo.

VER COMENTARIOS
Columnistas