¡Bashar no se irá!

Marzo 16, 2012 - 12:00 a.m. Por: Liliane de Levy

Después de la reciente visita a Siria de Kofi Annan, exsecretario general de la ONU y enviado especial por este mismo organismo para hablar con el presidente Bashar al Assad, la triste realidad de este país se ve más clara: el dictador sirio no tiene la menor intención de irse y los occidentales montaron la visita para salvar la cara y desencartarse del todo del asunto. Lo cierto es que después de casi un año de un levantamiento popular gigantesco y más de 8 mil activistas muertos, el mundo nota con horror que el régimen en el poder sigue en pleno control de la situación y cada día gana más terreno para aniquilar a la oposición en su contra. Y la gente se pregunta: ¿Por qué en Siria no está sucediendo lo de Libia, donde el arrogante y feroz Moammar Gadafi no duró más de ocho meses? ¿Por qué Occidente no interviene militarmente en Siria como lo hizo para salvar a los libios? Trataré de resumir las explicaciones de los expertos sobre el tema.1. En Siria el muy bien armado aparato militar está dominado por alawitas -la secta shiíta a la cual pertenece Assad- y sigue fiel al Presidente. Y aunque se cree que su número se redujo de 300 mil a 200 mil (por causa de defecciones) sigue siendo muy superior al del Ejército de la oposición que no alcanza los 20 mil.2. Las minorías druzas, ismaelitas, shiítas y cristianas que viven en Siria suman el 15% de la población y todas apoyan a Bashar al Assad porque le temen a la llegada de un gobierno sunnita integrista (tipo Al Qaeda) que los perseguiría.3. En el exterior no se logró consenso sobre la manera de tratar el problema sirio. Al revés se palpa la terrible resistencia de Occidente de involucrarse en una nueva guerra como ocurrió en Libia y el urgente deseo de salir de Afganistán para ocuparse de problemas internos muy serios; entre otros, la crisis económica. Además, este es un año de elecciones tanto en Europa como en Estados Unidos y los gobernantes en el poder no tienen las manos libres para tomar decisiones de guerra ni se pueden dar el lujo de ahuyentar a electores. El mismo Consejo de Seguridad se encuentra bloqueado por el veto ruso y chino contra una intervención militar en Siria.4. Las sanciones económicas decretadas por Estados Unidos, Europa y países de la Liga Árabe afectan la economía siria pero no la asfixian. Bashar el Assad cuenta con aliados muy ricos dentro del mismo país como en Rusia, Irán y sobre todo Irak, su gran socio comercial. Además, se revelan ‘traiciones’ varias en este sentido de parte de Jordania, Turquía y otros.5. La oposición siria es muy valiente pero muy dividida. Sus múltiples facciones persiguen objetivos diferentes que van de los ultra religiosos hasta los más laicos y democráticos. Dos grupos se destacan y marcan la pauta y son el Consejo Nacional Sirio (CNS) y el Comité Nacional para el Cambio Democrático (Cncd).6. Finalmente, se cree que la opinión mundial ha sido engañada por una prensa que, quizás por pensar con el deseo, ha sobreestimado la victoria de la oposición dando la impresión que Bashar al Assad estuviera a punto de caer. Impresión equivocada, según los observadores sobre el terreno.Entretanto, la intercepción de unos 3 mil e-mails de Bashar al Assad (que el diario inglés The Guardian comienza a publicar) muestran al Presidente sirio tranquilo en su palacio, haciendo compras costosas por Internet. Y, más interesante aún, recibiendo recomendaciones de Irán de recurrir al problema palestino y buscar la manera de utilizar el odio a Israel para distraer la atención de las atrocidades cometidas contra la oposición... De modo que por el momento Bashar el Assad no caerá... Por desgracia.

VER COMENTARIOS
Columnistas