‘Yo Soy Marikita’

Noviembre 30, 2012 - 12:00 a.m. Por: Laura Posada

Las odiosas declaraciones del senador Roberto Gerlein durante el debate de la ley de matrimonios entre personas del mismo sexo son un total desacierto, pues sólo apuntan a alimentar el rechazo hacia la comunidad Lgtbi, a engrosar la tendencia homofóbica hoy latente y a profundizar la brecha, que por décadas sus miembros han buscado estrechar, en lo que a sus derechos como ciudadanos del común se refiere. Ni por un instante el señor Gerlein se dio cuenta que lo anormal son sus palabras, no los homosexuales; ni por un instante pensó en que el único ser “sucio, repugnante y excremental” es él, cuando irrespeta a los colombianos y no protege sus derechos, cuando se supone que, desde su recinto, es lo que debe hacer: garantizarle a cada persona de este país su dignidad e igualdad ante la ley. Y una persona que desde 1968, con cortas intermitencias, ocupa una curul en el Congreso, debería ya practicarlo por inercia. Comentarios de personas como él, demuestran que en Colombia seguimos con actitudes tercermundistas, cerrados y cortos de mente, cómodos en una sociedad inquisidora, de doble moral.El programa radial ‘La Cama’, de Los 40 Principales, lanzó una campaña donde, a través del hashtag #AyMarikita en Twitter, invitaba a sus oyentes, todos jóvenes, a “sacar del clóset”, por medio de fotos, burlas y ofensas, al ‘marikita’ de su colegio o barrio, mensajes que después, uno más denigrante que otro, eran leídos al aire. No cae en cuenta de la importancia de tratar estos temas con libertad, sí, pero mucha responsabilidad. Tampoco que cautivan a una población adolescente, que apenas forma su criterio, con un mal mensaje. Actividad que sólo aporta a reforzar los estereotipos negativos de siempre. Andrés Libreros, como muchos de nosotros, se indignó con la campaña radial -y, claro, con las afirmaciones del Senador- y empezó a circular por las redes sociales videos y banners a manera de campaña en contra del matoneo homosexual del que, por esos mismos medios, es víctima gran parte de la población. Al tiempo, a través de Avaaz.org, una plataforma virtual que hace valer el poder ciudadano y es efectiva en generar cambio social, le envió una petición a José Luis Cebrián, presidente del Grupo Prisa, dueño de la emisora, para que promocione una iniciativa en contra del anti-gay bullying en Colombia, recordándole que este tipo de esfuerzos son necesarios para contrarrestar el impacto negativo que ha generado #AyMarikita. Como una voz de repudio a la discriminación nace ‘Yo Soy Marikita’, lema que ha movilizado cientos de personas en las redes, sumado seguidores, y movimiento que le ha merecido infinidad de comentarios, blogs y un artículo en el Huffington Post. Una sencilla pero poderosa campaña que, por medio de imágenes de la cotidianidad de una realidad, sólo pide promover espacios en los que se exprese y se hable libremente de homosexualidad. Andrés vive en Nueva York hace 14 años, estudió cine, hace documentales, trabaja en publicidad y es productor creativo de la fundación Keep a Child Alive de Alicia Keys. Sin embargo, es prioridad en su agenda sacar adelante ‘Yo Soy Marikita’, un proyecto imparable que pretende que se consolide como un activismo virtual que frene la burla y permita la visibilidad de la comunidad Lgbti. Como tiene que ser. Una iniciativa ambiciosa que debemos celebrar y apoyar.Como el Senador y el programa, no hemos entendido que los mensajes de odio que discriminan a las minorías son también hechos de violencia. Es claro que no somos abiertos a las diferencias, menos a la diversidad sexual, pero verdaderamente contribuiremos a la sociedad cuando empecemos siquiera por respetarlas.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad