Voto limpio

Voto limpio

Junio 29, 2012 - 12:00 a.m. Por: Laura Posada

El hecho de que muchas personas vayamos a votar en blanco este domingo, no significa que estemos ‘mamando gallo’ ni mucho menos nos hace ‘pseudointelectuales’, como otros tantos han tratado de hacernoslo creer. Es una decisión que enorgullece cuando comprendemos que nuestro derecho a disentir y a rechazar aquello que no aporta a la construcción de la sociedad se puede materializar en las urnas, en pleno y justo ejercicio de la democracia, esa que tanto pedimos y necesitamos para que el Valle del Cauca, después de siete gobernadores en cuatro años, no siga desangrando lo poco que le queda para empezar a prosperar.Tanto tiempo ayudando, con nuestra pasividad y conformismo, a que las clases políticas se amañen en su politiquería, no ha logrado otra cosa que el escepticismo frente a las quiméricas promesas de los servidores públicos y una legitimidad de las instituciones del Estado y del Departamento cada vez más desdibujada. Bertold Brecht, poeta alemán, explicaba a principios del Siglo XX -y perfectamente ajustable a hoy- que no hay peor analfabeto que el analfabeta político. “Él no oye, no habla ni participa en los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, de los fríjoles, del alquiler (…) dependen de decisiones políticas. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de los bandidos: el político corrupto”. Quizás por entender que ha sido en gran parte responsabilidad nuestra, por fallar en nuestros deberes como ciudadanos, ahora asumimos con indignación una realidad de vacíos que sólo la Ley 550 no va a alcanzar a rellenar. Por eso celebro y apoyo las iniciativas que desde diferentes sectores sociales, políticos, académicos y cívicos, le apuestan al voto en blanco como único rescate a la desestabilidad administrativa, financiera y moral que sufre el Valle. Que no por Carlos González por inexperto (nunca ha sido elegido por elección popular) y porque es botar el voto; que sí por Ubeimar Delgado porque tiene trayectoria (¿la de la política tradicional?), es de la Unidad Nacional y así se evita que gane Francined (aunque asistió a la posesión de Useche); que no por Francined Cano porque tiene como padrinos a quienes lanzaron por la borda la región (un 96% de las personas cree que Martínez incidirá en el resultado de las elecciones). Un verdadero hastío pensar en seguir en lo mismo y no por nada ese llamado ‘cuarto candidato’, por primera vez, tiene tanta aceptación además de ser centro de debate en la región. Qué bueno el día que se postule un personaje que nos dé la certeza y la tranquilidad de que llegará al primer cargo del Departamento no a defenderse, sino a gobernar como se debe y como nos lo merecemos.El no sentirnos debidamente representados es lo que ha producido altísimos índices de abstencionismo -en las últimas elecciones para Gobernador se alcanzó un 49% y para éstas se especula un 75%- y eso sí es un agravante y una amenaza para los comicios que se realizarán en dos días. El voto en blanco es legal, es válido, es una decisión, implica respeto y es independiente en todo sentido. El voto en blanco es limpio. Es pedir transparencia, reconstrucción, solidez y continuidad. Qué bien nos vendría que se replanteara el papel de los partidos, sus actores y quehaceres. Qué bien que se iniciara un debate en el que participen los diferentes sectores y presenten un líder responsable. Qué bien que la participación ciudadana se sienta, se oiga y valga. Qué bien que repensemos el rumbo del Valle del Cauca. Yo sólo digo que el voto en blanco está ahí para ser usado. Y eso haré.

VER COMENTARIOS
Columnistas