Quejas varias

Junio 28, 2013 - 12:00 a.m. Por: Laura Posada

No paran los atracos en Cali. Otro caso para la bitácora, porque la mayoría de estas denuncias son letra muerta. Tres señoras fueron abordadas por una moto en Ciudad Jardín. Era sábado al medio día y se montaban al carro cuando fueron encañonadas por un tipo. Les robó una cartera, varias joyas y a una de ellas la golpeó con la cacha del revólver. Huyó. Llamaron al 123 de la Policía para solicitar apoyo, pero nunca llegó. Así que fueron al CAI de ese barrio y los agentes le indicaron cómo hacer la denuncia vía Internet, pues los fines de semana ellos no realizan ese tipo de trámites. La página web no funcionó. Ahora resulta que hay que decirles a los ladrones que solo pueden atracar en horarios de oficina y a la gente del común que tienen que tener computadores, internet o, en su defecto, plata para alquilar este servicio para que reclamen los derechos ue las autoridades están en obligación de garantizar.***Como esta, son miles las historias que a diario engrosan las páginas de aquella bitácora. Es claro que los resultados de las autoridades en materia de captura y judicialización son muy pobres. La seguridad y tranquilidad son fundamentales para la ciudad, sobre todo ahora, ad portas de los Juegos Mundiales, en donde Cali no puede dar pasos en falso. Más allá de las competencias, la gente viene a vivir la ciudad. Sería un pésimo diagnóstico como sede de uno de los eventos deportivos más importantes, así como una vergüenza como anfitriones, que los visitantes, deportistas y delegaciones sean testigos y víctimas de la inseguridad. ***A propósito de los JM, es un sentir general la inconformidad con el tema de la boletería para los eventos. La información es tan incongruente como ineficiente la plataforma tecnológica para adquirirlas. Aún no las están vendiendo en taquillas -lo que, a un mes del evento, es absurdo-; sólo por internet. He accedido en varias oportunidades, incapaz de comprar, al menos, una entrada. El proceso de selección y compra se frena en la mitad. Me pregunto cómo hacen las familias que no tienen los medios –o el conocimiento- para realizar compras online. Se supone que este es un evento incluyente, de fácil acceso y el precio de sus boletas así lo demuestra. Con tantas trabas es imposible despertar esa pasión mundialista que hace rato deberíamos tener. ***Son varios los taxistas que temen andar por la Avenida La María, en Pance, debido a las altas velocidades en que transitan muchos jóvenes de colegios del sector, que estrenando pase asumen que las calles son autopistas sólo para ellos. Lo creí exagerado hasta que fui víctima de uno de ellos. Total, en más de 40 minutos ningún agente de tránsito apareció.***Me pregunto si a los conductores de carros oficiales y de las autoridades, que con cierta frecuencia veo cómo hablan por celular mientras manejan, sin cinturón, mal parqueados, con luces fundidas o en contravía, les aplica la misma ley que al ciudadano del común. Son ellos los que deben dar ejemplo y no abusar de sus oficios ni emblemas. Y se pasan.***Si algo caracteriza al Valle y a Cali es el talento de su gente y la belleza de sus mujeres. Pero eso parece habérsele olvidado a los organizadores del Cali Exposhow, que eligieron a una barranquillera como imagen oficial del evento y a un huilense como productor fotográfico de toda la campaña publicitaria. Sin desconocer sus importantes trayectorias y éxitos profesionales, qué bueno sería darles la oportunidad y fomentar el desarrollo de todas esas mentes brillantes que tiene nuestra región. Son inacabables.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad