Paradojas y otros absurdos

Paradojas y otros absurdos

Mayo 06, 2011 - 12:00 a.m. Por: Laura Posada

Qué caos. Da vergüenza. Las empresas fachada creadas por algunos funcionarios del Ministerio de Protección Social y del Fosyga, desde hace mucho tiempo, para hacer cobros ilegales al sistema por más de $30 mil millones, y lo que falta por contabilizar, encarna el mayor desfalco de dineros públicos en la historia de Colombia. No hemos entendido que la salud de un país debería ser atendida como una necesidad básica y estos ladronzuelos ni siquiera se percatan que, al jugar con los dineros del pueblo, ponen en riesgo la vida de cada uno de sus habitantes. No sólo se mata con armas. Pese a que la Fiscalía, la Contraloría y la Superintendencia de Salud han hecho un diligente trabajo de investigación, estos hechos demuestran que el sistema no ha logrado blindarse de la corrupción y que ésta se sigue burlando del Estado y de los ciudadanos de bien. ***Colombia se ahoga ante nuestros ojos y no nos pellizcamos. Es un llamado de atención de la naturaleza a los ciudadanos para que nos concienticemos de la importancia del medio ambiente y prioricemos nuestras acciones en pro de su conservación. Y, a la vez, les recuerda a los ladrones que se roban los artículos y alimentos de los damnificados, así como a las personas que utilizan estas ayudas con intereses políticos, que sus actos, más que un delito, son una aberración. Nuevamente, es un juego contra el bienestar y la vida de quienes sólo necesitan que les tiendan una mano.***Si bien estamos en plena época electoral -y por añadidura de ‘lagartería’, con el respeto de algunos-, las correrías y las campañas políticas no deberían justificar el ausentismo de varios miembros del Concejo de Cali a las sesiones. De las 22 plenarias de este período, hay concejales que suman hasta 14 fallas. Por esa falta de quórum, cuatro proyectos están estancados. Iniciativas que, asumo, son de gran relevancia para el progreso de la ciudad, que es lo que buscamos (¿?) a la hora de elegir a quienes nos representan. ¿Con qué seriedad se van a tomar sus funciones cuando lleguen a la Alcaldía? Recordemos que un año electoral no puede aminorizar la actividad de las corporaciones públicas, pues la ciudadanía no se puede desatender ni un segundo, menos en esta urbe de vacíos y graves problemas. ***“Si va a votar en blanco, vote por mí que soy transparente”. Con esta particular consigna, Omar Vega empezó a postular a través de las redes sociales su interés en llegar a la Presidencia en las elecciones del 2014. Tiene 28 años, un cómico video promocional en Youtube, varios seguidores y a pesar de que dice que no ha estudiado ninguna carrera, afirma –porque él no promete- que le dará un vuelco total al país. Obvio, cómo no creerle, si centra su campaña en propuestas como construir una piscina en la Plaza de Bolívar, poner buses de dos pisos a circular por la capital, abrir las puertas del Palacio de Nariño y hacer un reality para escoger a la Primera Dama. Y, como ‘buen líder’, ya empezó a repartir refrigerios por toda Bogotá. De nuevo, la política no es un juego señores, así este país a veces se lo cojan de ruana.***Y volviendo a lo local, preocupa un tema que he visto crecer como bola de nieve: los carretilleros y recicladores debajo del puente que atraviesa la Calle Quinta, antes de llegar al embotellamiento del Psiquiátrico. De un par pasaron a una docena y ahora ese espacio, que solía ser verde, se convirtió en un muladar. Mugre, saturación e inseguridad. ¿Quién los sacará de allí? Otro puyazo para el Alcalde que, de no ponerse las pilas, las esquinas de Cali no sólo estarán inundadas de ventas ambulantes, carros piratas y ‘terminalitas’.

VER COMENTARIOS
Columnistas