Pa’ fuera, pa’ la calle

Mayo 31, 2013 - 12:00 a.m. Por: Laura Posada

Si bien resulta difícil hacer una evaluación general sobre la efectividad del Comparendo Ambiental a seis meses de entrar en vigencia, es tiempo suficiente para que al menos haya un cambio notorio en las costumbres de los ciudadanos. Aunque hasta ahora se han impuesto 600 multas, la medida no ha sido efectiva. El proyecto, que empezó a aplicarse en octubre del año pasado, pretende generar cultura ciudadana en la protección del medio ambiente y en el manejo adecuado de las basuras. Con mucha firmeza y la capacitación de 450 agentes de Tránsito, 120 de la Policía, 23 inspectores y 15 corregidores, empezó a regir la medida. Hubo tanto entusiasmo, que incluso el Secretario de Gobierno Municipal dijo en su momento: “Vamos a estar muy vigilantes en el cumplimiento de la norma para aplicar las debidas sanciones”. No sé a qué se refería con “muy vigilantes”, porque no se ha ejercido como debe ser. En Cali seguimos actuando como cromañones, siempre todo pa’ fuera, pa’ la calle. Es lo que nos resulta más fácil. Todo indica que el Comparendo Ambiental ha sido una ley de relleno. Más allá de poner a rodar una norma, el reto está en implementarla y mostrar avances. Por donde me muevo a diario, puedo ver al tipo haciendo pipí detrás del árbol, al vecino lavando sus carros los fines de semana en la calle y otros sacando las basuras los días en que no pasa el camión. También noto los que dejan la mierda de su perro en el andén o los muebles que ya no usa en la ribera del río. Santa Helena sigue obstruido por ventas ambulantes, y basuras. Espacio público no hay. Los ejemplos, solo los míos –imagínense los de los demás-, quizás serían infinitos.Hay factores básicos que impiden que el Comparendo se aplique de forma eficaz. No se ven operativos fuertes en las calles, sobre todo en sitios de impacto de contaminación; la estrategia de difusión no ha sido amplia y muchos caleños desconocen el concepto de la norma y cómo ponerla en práctica; la gente poco conoce del reciclaje; hay poca cobertura de entes reguladores; ni existen tarros de basura en la ciudad. Definitivamente faltan campañas educativas, más que opresivas, que inviten a la conciencia y a la acción. Campañas que se realizan con el recaudo de la multa. ¿Cuánto se está dejando de recibir y de hacer?La norma no puede quedarse en un simple planteamiento y será letra muerta si no hay dinamismo. Cómo vale la pena, ahora que Cali se está convirtiendo en una ciudad más moderna, funcional y organizada. La Policía Ambiental, el Dagma y las secretarías de Tránsito y Gobierno deben evaluar las fallas y priorizar las acciones para minimizarlas.***Paréntesis: Enumero rápidamente los 16 comportamientos sancionados por el Comparendo Ambiental. Que nos quede claro al menos a quienes leemos esta columna. 1. Sacar la basura en horarios no permitidos o no separar la orgánica de la reciclable. 2. Tirar basura en vía pública. 3. Depositar escombros en el espacio público. 4. Arrojar escombros frente a teatros, parques, colegios, hospitales, etc. 5. Arrojar basura en humedales, bosques o manglares. 6. Destapar el contenido de las bolsas de basura en la calle (no aplica para recicladores). 7. Depositar en la basura partes de animales 8. Dificultar la actividad de limpieza o recolección de basuras. 9. Dejar residuos de construcción en vía pública. 10. Quemar residuos sólidos. 11. Instalar canastillas de almacenamiento de basuras sin los requisitos de ley. 12. Hacer limpieza de cualquier objeto en la vía pública (lavar el carro). 13. No administrar con orden e higiene los sitios donde se clasifican y comercializan residuos sólidos. 14. Disponer desechos industriales o tóxicos en la vía pública. 15. No recoger las basuras en los horarios establecidos (empresas recolectoras). 16. No recoger las heces de su mascota.

VER COMENTARIOS
Columnistas