Eso es lo que hay

Eso es lo que hay

Noviembre 18, 2011 - 12:00 a.m. Por: Laura Posada

Al momento de escribir esta columna, aún no se ha confirmado quién recibirá la acreditación como nuevo gobernador del Valle del Cauca. Por lo visto, los esfuerzos para resolver las 300 reclamaciones que presentó la campaña de Homero sobre el sinfín de irregularidades el pasado 30 de octubre serán en vano.Como también lo fue el minucioso trabajo realizado por Claudia López, analista del Observatorio de la Democracia de la MOE, y León Valencia, director de la Corporación Nuevo Arcoíris, previo a las elecciones. Por exponer los riesgos de la jornada, prevenir los fraudes, advertir las acciones violentas, señalar los nexos con grupos ilegales, recibieron amenazas contra su vida. Valencia debió salir del país. Exiliado. Un hecho lamentable. ¿Y la transparencia? ¿Y la seguridad? ¿Quién la garantiza? ¿Y la Policía Nacional? ¿Y el Ministerio del Interior? De nuevo, se notan las espuelas de una guerra sucia, silenciosa, y una democracia a medias, que, como es el caso de nuestro Departamento, funciona a punta de maletines. ¿Y el Gobernador? Esto ya está cantado. El triunfo es inminente. Y como ya se vuelve reiterativo el tema y empieza a agotarse, dos breves observaciones postelectorales para darle fin -por ahora- a lo que empieza a ponerse aburridor.1. Oír a Héctor Fabio Useche en una entrevista radial la semana pasada me causó gracia. Después de compartir con los oyentes la “satisfación” (SIC) por los resultados obtenidos, un poco ordinaria me pareció la forma en la que se digirió a la periodista que tan sólo le preguntaba cómo manejaría el Departamento. Con una extensa -y no solicitada- explicación de por qué su compinchería política con Abadía no manchaba en absoluto su nombre, concluyó: “’Nenita’, yo aquí no vengo a inventar nada”. Más que lo que invente, lo que nos interesa es que no improvise. Así como nos interesa que hable y se exprese bien. Es lo mínimo en un dirigente. A la defensiva nada fluye y cuando se gana limpiamente, de la nobleza y la buena fe no se alardea, porque resulta siendo que es de lo que más se carece. Que se posesione o no está por verse, pues inocultable resultan sus incongruencias como Secretario de Salud Departamental y alcalde de Bugalagrande, más las cuentas pendientes con las ‘ías’. 2. Según la Secretaría de Gobierno de Cali, 48 horas después de las elecciones no puede haber ningún rezago de publicidad política. Eliana Salamanca, encargada de esta entidad, ha desempeñado bien su labor en cuestión de seguridad ciudadana y convivencia. Sin embargo, 19 días después de las elecciones, aún vemos afiches y pendones en la ciudad. Tuve la oportunidad de entrevistarla y cuestionar la falta de gestión en la remoción o en el recaudo de las multas ocasionadas por ello. Su respuesta fue inconclusa. Que es muy difícil, que eso no se puede controlar, que es responsabilidad de cada partido. ¿Por qué esgrimir reglas que no se van a exigir? Por mínimas que sean, no están allí por una formalidad. Se hacen, se acatan o hay consecuencias. ¿Va a pasar lo mismo, Dra. Salamanca, que con el dinero de impuestos y sanciones que la ciudad ha dejado de recibir este año (más de $15.500.000.000) por las más de 300 vallas ilegales instaladas? Para que las cosas grandes funcionen, las pequeñas deben estar perfectamente cuidadas. Un edificio alguna vez fue un ladrillo. ¡Ay, donde hubiera estado torcido! No podemos olvidar que el cumplimiento de esas normas básicas es lo que genera confianza y credibilidad en la ciudadanía.Ahora sí, tenemos lo que elegimos. Ojalá, con hechos, este pelado logre que nos traguemos nuestras palabras. Como vallecaucana, lo asumiría con humildad y alegría. Entre otras cosas, Dr. Useche, le recuerdo que está en mora de quitar su publicidad de puentes y postes.

VER COMENTARIOS
Columnistas