Descontento

Noviembre 15, 2013 - 12:00 a.m. Por: Laura Posada

Es innegable el éxito que ha tenido el Cali Exposhow desde sus inicios, así como el progreso del que ha gozado a través de los años y sus diferentes versiones. Ha sido, sin duda, un evento muy bien pensado, minuciosamente esgrimido y con grandes retos planteados, que lo han ubicado a buena razón en una de las ferias más importantes de la moda, la belleza y la salud realizadas en Colombia. Solo orgullo se puede sentir cuando la ciudad se convierte en epicentro de grandes acontecimientos, lo que demuestra que Cali no sólo está para grandes cosas, sino que también resalta su interés en generar oportunidades para la región, además de posicionarse con buenos ojos ante el mundo. Y la satisfacción de la experiencia y del deber cumplido, por supuesto, no se hicieron esperar. La asistencia de empresarios, periodistas, compradores y público -local y extranjero- fue masiva, la interacción en las redes sociales oficiales del evento contó con infinidad de seguidores, las Ruedas de Negocios y la Feria Comercial cerraron tratos por más de 80 mil millones de pesos, gran acogida tuvieron las Zonas de Experiencia y los Simposios Especializados. Para aplaudir. Las transformaciones son contundentes y el esfuerzo de Fenalco y de su directora se ha hecho notar. Sin embargo, no en pocas ocasiones he oído sobre el descontento de muchas personas alrededor del Cali Exposhow, varias de ellas incluso se atreven a cuestionar el nombre del evento, en tanto consideran que con Cali poco tiene que ver. Por un lado, dicen que se ha centrado principalmente en la moda, dejando en un segundo plano los temas de salud y belleza, pues notan que el panel de expositores se ha reducido y los simposios ya no resultan tan atractivos. También que en los stands comerciales no hay suficiente presencia de marcas caleñas. De otro lado, hay quienes dicen que se les da muy poca importancia a los modelos locales, que las pasarelas están inundadas de modelos de agencias bogotanas, lo que resulta lógico si el director artístico del evento, brasileño y con agencia propia en la capital, es quien los elige. El evento que se realizó en El Peñón, en donde los nuevos talentos de la moda en Cali expusieron sus creaciones en diferentes establecimientos, tuvo poca difusión en medios y, así, floja acogida. Pero lo que quizás tiene molestos a los caleños, al menos yo no lo entiendo, es por qué la pasarela ‘CaliDa Feria de Cali’, patrocinada por la Alcaldía, haya estado a cargo de Hernán Zajar, un talentosísimo diseñador que no sólo es costeño, sino que ni siquiera tiene abierta ninguna tienda en la ciudad. Y claro, indignados también porque la imagen del evento es también costeña y sus fotos fueron tomadas por un huilense en un estudio en Bogotá. Repito. Enorgullece que un evento de esta magnitud se realice en Cali, lo que a todas luces resulta muy bueno para su desarrollo, pues de una u otra forma se posiciona como una ciudad emprendedora y como foco de turismo e inversión. Pero este tipo de cosas, para muchos un desaire, para otros inconveniente, no pasan desapercibidas. Es importante lograr que estas críticas sean constructivas y que se tengan en cuenta para que se les dé cabida en las próximas versiones del Cali Exposhow. Es más que lógico que el evento sea exigente, que requiera de ciertas pautas y de un excelente nivel, pero de creatividad y talentos con esas características Cali y el Valle están inundados. La realidad es que los chances para ellos poco se están dando. Una invitación a creer más en nosotros mismos, a procurar más oportunidades y visibilidad para la gente de aquí, a darle más espacio a lo nuestro y así poder demostrar que el Cali Exposhow es, en su sentido literal, un evento de ciudad.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad