Se sacaron el clavo

Noviembre 24, 2016 - 12:00 a.m. Por: Julio César Londoño

A los idealistas en general, y a los que publican medios impresos en particular, los llaman ‘Quijotes’. Son tipos delirantes que luchan con proyectos que vacilan entre la terquedad y la locura. Pero insistir en productos editoriales impresos en la actualidad es algo más que una ‘quijotada’. Implica luchar contra la corriente y, lo peor, contra el boom de los medios online. En Cali han circulado publicaciones de todo tipo. Muchas sacaron sus primeros números y sobreaguaron algunos años, pero la mayoría naufragó en la primera edición. Durante los años 80 existió un periódico, El Maíz. Lo escribían estudiantes de la Universidad del Valle, era equilibrado y hacía periodismo de análisis. Otros, como El Gusano y Martillo de la Universidad Autónoma, fenecieron tras un vuelo corto. Hubo uno que evolucionó a movimiento político y su director es el actual Gobernador de Nariño, Camilo Romero, fundador de El Grafito en 1997. Lo hizo como medio de protesta estudiantil cuando cursaba Comunicación Social en la entonces CUAO. Más adelante publicaría Tienen Huevo. El Gato, fundado en 1935, ha invertido sus siete vidas haciendo con seriedad humor político. No me pierdo un número. La Palabra de la Universidad del Valle sale cada mes inserto en este diario y cumple ya 25 años. Cali Cultural es otro veterano. También los hay jóvenes y buenísimos, como Paréntesis de Luis Alfonso Mena, Vía Libre de la Universidad Libre, Pasá la Voz de la Javeriana y Papel de Colgadura de Icesi. Todos sobreviven a pesar de los líos presupuestales, la pauta precaria y el mito de que la gente ya no lee.Pero hay un medio que rompe los paradigmas de las publicaciones impresas: tiene 20 años, es independiente, su nicho es la juventud, el corte es cultural y se financia en su totalidad con pauta publicitaria. El Clavo nació en el año 1996, lo fundaron estudiantes de la Javeriana y operó inicialmente dentro de la Universidad. En su transición de grupo estudiantil a empresa de medios, El Clavo ha procreado clavitos. El Clavo Radio se emite por Univalle Estéreo; El Clavo Tv, que empezó en Telepacífico y ahora está en el Canal 14, y ElClavo.com., en Internet desde 1997. Más allá de mantener el producto, El Clavo crece con generaciones de estudiantes universitarios porque es una empresa de creación colectiva. Es una comunidad de jóvenes activos que innovan, protestan, votan, proponen, leen y escriben.Como no cuentan con apoyo del sector público, les toca remar duro para sacar un nuevo número. Pero son creativos, se reinventan y vuelven a empezar. Por fortuna tienen pauta de empresas a las que les interesa este nicho, y organizaciones que les facilitan su operación. Se salieron con la suya y se sacaron el clavo. ¡Chapeau!, César López. P.D.1: Mañana estaré en Infivalle a las 5 p.m. escuchando a un señor que habla en prosa y tose en latín: William Ospina reflexiona sobre ecología, el tema de su próximo libro. P.D.2: Salió ‘El principio del fin, cambio climático global’, de Óscar Rivera Luna, valluno y autoridad latinoamericana en la materia. Si le interesa el canto de las ballenas, la suerte de los arrecifes y los manglares, la historia del caucho y los siringueiros, la cocaína y los raspachines, la zona cafetera, la marihuana y el Bajo Cauca, Galápagos y las cataratas de Iguazú, el Cañón del Chicamocha y la suerte de la selva amazónica, si quiere escuchar una voz americana hablando de América y Colombia, este es el libro.oriveraluna@yahoo.com. 3154008909.Sigue en Twitter @JulioCLondono

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad