NTC, el mejor blog del mundo

Septiembre 30, 2010 - 12:00 a.m. Por: Julio César Londoño

Hace años alguien citó en un chat Las cuatro fases del escritor, de Jorge Luis Borges. El brevísimo texto, un punto muy alto de la teoría literaria, cierra con el verso “…Morir de ti, espléndida y desnuda”, cuyo mérito estriba en el tino de la preposición. Poner “de ti” donde cualquier columnista habría puesto “por ti” es un cabezazo sólo comparable al de Miguel Hernández: “En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha muerto como del rayo Ramón Sijé, con quien tanto quería”. Este con es la preposición más notable de la literatura universal; de tales partículas puede estar hecha la poesía.El texto de Borges atribuía el húmedo verso a Wally Zenner, una señora justamente olvidada (el Espíritu sopla donde le place). Alguien preguntó en el chat quién era Zenner. Quince minutos después un “chatista” envió tres links que contenían un informe completo sobre la poeta: su vida, sus poemas, fotos, chismes, su voz… todo. El chatista era Gabriel Ruiz, un señor que distribuía por mail un boletín cultural porque descreía de las páginas web, sitios que consideraba adecuados sólo para grandes empresas. Luego construyó un blog, cuando la palabra era nueva y todos, incluso los particulares (artistas, poetas, médicos, abogados), seguían apostándole a la página web. El tiempo le dio la razón.Yo le seguí la pisada al tipo porque me aterró su velocidad en el chat. Un día lo conocí. Es un químico del siglo pasado, casi un alquimista dice él, y lleva una vida envidiable: viaja por el país y por el mundo como un pseudópodo hipersensible cogiendo, oliendo, leyendo y reseñando. Sobre todo leyendo. Luego escoge lo mejor y lo manda a sus miles de abonados. Es un maestro subrayando. Sus resaltados son lo mejor de lo mejor. Él hombre hojea The Times, Le Monde, The Economist, Al jazira, Telesur…, asiste a los principales eventos culturales de Cali y del país, y nos regala un informe completo. Antes ha promocionado esos eventos gracias a la información que le mandan sus “corresponsales” en el mundo, unos sujetos que, seducidos por NTC, han terminado formando una red fuerte, omnividente y planetaria.Lo admirable es que el personal de planta de NTC se reduce a dos personas, Gabriel y su mujer, María Isabel Casas, una señora muy atractiva por cierto. Yo sospecho que maltrata a su marido; lo llama “el maluco” pero lo acompaña en sus giras, le maneja la cámara y le corrige algunos deslices sintácticos. En realidad “el maluco” es un tipo sesudo y generoso. Promociona los libros ajenos con más entusiasmo que los propios. Compra muchos ejemplares y los regala a sus corresponsales. Debe ser rico. Escribe poemas parcos y meritorios. Yo me sé de memoria uno impecable. Lo compuso para pedirle canoa a María Isabel. Y funcionó. Es un llanto viril y taimadamente retrechero, como el que se estila en los tangos.Como hace Gabriel para saberlo todo al instante. Nadie ha podido explicarlo. Fernando Gallego dice que el hombre y Google son una sola cosa, una especie de ciborg aléfico y atento.La mejor agenda cultural del suroccidente está en NTC (Nos Topamos Con…) Muchas primicias de la política y la cultura las he recibido por NTC (ntcblog.blogspot.com). Cuando ni Google ni Hugo Carmona ni la Enciclopedia Británica contestan mis preguntas, NTC las absuelve. NTC es un blogazo. Quizá el mejor en lengua española. ¡Salud, Gabriel!

VER COMENTARIOS
Columnistas