Los aforismos de Juan José

Agosto 07, 2014 - 12:00 a.m. Por: Julio César Londoño

Contra todo pronóstico, el último libro de Juan José Saavedra resultó muy bueno. Se llama Abracadabra y es una colección de aforismos editada por El Bando Creativo, una agencia de publicidad que no para de ganar premios, trabajar por el medio ambiente y revolucionar el diseño de los impresos. ¡Chapeau, señores!Una parte del libro está formada por frases ajenas y anónimas compiladas por el autor:El neurótico construye castillos en el aire, el sicópata vive en ellos y el psiquiatra cobra el alquiler.Los muros del cementerio son un gasto inútil: los que están adentro no pueden salir y los que están afuera no quieren entrar.La gente puntual es la culpable de que uno llegue tarde. Como buen hijo de Popayán, Saavedra es un romántico irredento. Por eso el amor es el tema de muchas de sus sentencias:Un “interfalo” es el tiempo que transcurre entre dos amantes. A este matrimonio le falta magia, dijo la señora, y el marido desapareció.Aviso clasificado: Hombre invisible busca mujer transparente para hacer cosas nunca vistas.El amor es una tormenta en una copa de champagne.Pero la especialidad suya es la política, como puede apreciarse en estos ejemplos:La arrogancia es la madre de todos los Lleras. (El libro trae un buen aforismo del más feo y arrogante del clan: «Ser Feliz es sencillo. Lo difícil es ser sencillo». Carlos Lleras de la Fuente).Errar es humano pero persistir en el error es bolivariano.En Cuba manda el hermano del muerto, en Argentina la esposa del muerto, en Corea del Norte el hijo del muerto y en Venezuela la caricatura del muerto.¿Cómo hace un presidente para gobernar con una justicia ordinaria, una cámara baja, un servicio de contrainteligencia y un secretario privado?Bogotá debería llamarse Petrópolis, Cali Negrópolis y Popayán Indianápolis.La ironía es la piedra de toque del aforismo, y Saavedra la maneja con destreza:El prestigio consiste en no dejarse conocer demasiado.Hay oradores que pueden hablar durante horas sin que se les escape una idea.Estudió otro idioma porque la ignorancia no le cabía en uno solo.Si tienes una pistola puedes asaltar un banco. Si tienes un banco puedes asaltar a miles sin necesidad de pistola.Se ha vuelto tan escaso el servicio doméstico que lo mejor es casarse con una sirvienta y contratar una señora por días.Cuando le preguntaron a Norman Schwarzkopf: ¿Usted perdonaría a un terrorista?, el general respondió: «El perdón es cosa de Dios. La nuestra es procurar que ellos dos se encuentren lo más pronto posible».El sauna es un invento de los ricos para sudar sin trabajar.¿De qué sirve en un barco pirata que el cocinero sea honrado?El aforismo es un ensayo brevísimo. Los escriben unos señores raros que son capaces de meter en una línea la introducción, el desarrollo y la conclusión de cualquier tema. Por esto los sajones, tan precisos siempre, los llaman oneliners. En Colombia solo Nicolás Gómez Dávila y Saavedra han cultivado bien este exigente género. El primero escribió aforismos serísimos. Saavedra los hace con una sonrisa inteligente y pérfida.

VER COMENTARIOS
Columnistas