La potencia de la fuerza . horizontal

La potencia de la fuerza horizontal

Diciembre 27, 2017 - 11:55 p.m. Por: Julio César Londoño

Maurice Armitage y Óscar Rojas presentaron hace veinte días Los malabares de la pobreza, libro que recoge testimonios de algunos beneficiarios de TÍO, una estrategia de intervención social diseñada y aplicada en Cali con tan buenos resultados que será replicada en varias ciudades latinoamericanas. Opera mediante cinco líneas de trabajo:

• La Disminución del hambre y la pobreza se hace mediante proyectos de empleabilidad y emprendimiento, y comedores comunitarios que ofrecen almuerzos a quinientos pesos (yo los probé. Son sabrosos y balanceados. ¿Por qué no consultarán a Tíos para acabar con las infamias de los desayunos escolares?)

• Los Entornos para la vida se ocupan de mejorar o construir parques, bibliotecas y centros culturales, adoquinar calles, o iluminarlas, y crear programas recreativos, deportivos y culturales.

• La Calidad y pertinencia educativa fortalece la cobertura, el acceso y la permanencia de los estudiantes, en especial los de la primera infancia. Los Centros de Desarrollo Infantil que conozco (Santa Helena y Potrero Grande) son hermosos y modernos y están llenos de color, diseño y especialistas.

• Mediante el Fomento de territorios pacíficos, TÍO desarrolla proyectos de emprendimiento y brinda apoyo psicosocial para los jóvenes de las pandillas. Así ha logrado borrar de las calles de los barrios del Oriente y Ladera muchas de las absurdas y mortales fronteras invisibles. A veces la solución es tan simple como organizar un encuentro de pandillas rivales, inventar algo estimulante (la construcción de una cancha) y ponerlos a trabajar juntos en una minga de barrio.

• Una línea abstracta, La participación comunitaria como herramienta democrática, es el alma táctica de la estrategia. Le enseña al caleño a lidiar con la burocracia municipal, a conocer sus derechos, identificar necesidades y oportunidades y presentar proyectos que fortalezcan la convivencia y la participación social.

TÍO no ejecuta nada: visita las comunidades, escucha sus inquietudes, prioriza las necesidades y socializa las posibles soluciones. Luego articula los esfuerzos de las secretarías para que, finalmente, la Administración lleve al sector un paquete de obras coherente y eficaz.

¿Cuáles son los secretos del éxito de TÍO? Son pocos y simples: 1. Es una estrategia basada en ideas sencillas y económicas, pero con gran impacto social (no solo de megaobras vive el hombre). 2. Sus funcionarios mantienen una relación estrecha con la comunidad, hecho que genera confianza y facilita el seguimiento de las obras. 3. De alguna bendita manera, han logrado formar un equipo sensible, probo y talentoso.

Pero quizá el secreto clave consista en que TÍO ha redescubierto la potencia de una gran fuerza horizontal, la vieja APP: la alianza pueblo-pueblo. La resiliencia, la creatividad y la solidaridad de la gente del pueblo son extraordinarias. Este es el rico yacimiento que TÍO explota de manera magistral.

La administración pública opera verticalmente, de arriba abajo. Todas las leyes y las obras públicas siguen esta dirección. TÍO opera con un sistema mixto: empieza con una intervención vertical (funcionarios, ideas y recursos de la Alcaldía) que dispara la potencia horizontal de la gente del barrio.

El día que este modelo funcione a escala nacional, dejaremos de ser este caos de ruedas sueltas, una pugna estéril de intereses gremiales o personales, y seremos al fin un organismo social, un ente capaz de concebir sueños colectivos y concretarlos con inteligencia y bondad.

Sigue en Twitter @JulioCLondono

VER COMENTARIOS
Columnistas