¿Golpe de Asamblea?

¿Golpe de Asamblea?

Diciembre 17, 2015 - 12:00 a.m. Por: Julio César Londoño

La paliza del pueblo venezolano al régimen se tradujo finalmente en 113 escaños para la oposición y 54 para el PSUV. Esta correlación faculta a la Mesa de Unidad Nacional para nombrar a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, el Defensor del Pueblo, el Fiscal, el Consejo Nacional Electoral, derogar las omnipotentes leyes habilitantes, convocar a una asamblea constituyente, decretar amnistías, llamar a juicio a cualquier funcionario e incluso convocar a un referendo revocatorio del presidente. Todo esto fue posible por la movilización del pueblo el 6D y por algunos detallitos casuales que sucedieron en el CNE ese domingo histórico; por ejemplo, así, casual, que el general de las fuerzas armadas Padrino López, amenazara con poner las tanquetas en Miraflores y sacar al Ejército a la calle si Cabello insistía en desconocer los resultados electorales y en exigir, con pistola en mano, que se retocaran unos numeritos, lo normal.Horas más tarde, Nicolás anunció cambio de gabinete como pretexto para sacar a Padrino López del Ministerio de Defensa. Ahora el régimen pide que las comunidades se reúnan y hagan ejercicios de autocrítica para explicar “la derrota del 6D y corregir el rumbo”. En realidad lo que se persigue es cortar las cabezas de los líderes que se han vuelto incómodos dentro de las filas del PSUV. El barco hace agua por todas partes.El 5 de enero tomará posesión la nueva Asamblea, pero Maduro y Cabello no se han quedado con las manos cruzadas. Nombraron como Defensora del Pueblo a la jueza que encarceló a Leopoldo y la blindaron con un fuero que la nueva Asamblea no podrá desconocer. Por si fuera poco, aprobaron de un plumazo la creación de la Asamblea Comunal, que pasará a ser la máxima instancia del autogobierno de los consejos comunales y limitará de manera dramática las facultades de la Asamblea Nacional. Sin anteproyecto de ley para comunas, ni figura jurídica en la Constitución de 1999, resucitaron la forma de gobierno que Chávez propuso una y otra vez y que ninguno de sus alfiles apoyó. En su última intervención ante el consejo de ministros, llamada Golpe de Timón, dijo con voz quebrada por el cáncer y por la frustración que le generó el bajo desempeño de sus ministros: “Nicolás, te encomiendo las comunas como te encomendaría mi vida”. Pero como esto implicaba quitarle poder a la Asamblea Nacional, controlada por Cabello, el proyecto de reforma fue engavetado una vez más.Ahora, cuando el péndulo político de América Latina oscila hacia la derecha, el precio del petróleo cae en picada, se acaban las hojas de la petrochequera, la DEA les respira en la nuca a los generales del Cartel de los Soles y se avecina la fecha de la toma de posesión de la nueva Asamblea Nacional, el régimen se saca del cubilete la figura del Estado Comunal como un recurso desesperado, y pirata, para retomar el control de la rama legislativa. El panorama es incierto. Lo único claro es que ya es tarde para el régimen. Quiera Dios que no sea tarde para Venezuela.P.D.: la crema y nata de la intelectualidad caleña homenajeó en días pasados en el Hotel Intercontinental al abogado Leonardo Medina, jefe jurídico de la Secretaría de Cultura de Cali. Fue un reconocimiento de los artistas a un funcionario culto, eficaz y sensible, en cuyo despacho se recibió con la misma calidez a todos los protagonistas de la vida cultural de la ciudad, a los figurones y a los anónimos, a los elegantes y a los humildes. Gracias, Leonardo.

VER COMENTARIOS
Columnistas