Germán Villegas, el cruzado

Germán Villegas, el cruzado

Noviembre 25, 2010 - 12:00 a.m. Por: Julio César Londoño

Los bandazos de la opinión desafían todo análisis. Ayer nomás, Álvaro Uribe era el mejor presidente de la historia de Colombia. Hoy la historia habló y lo ranqueó en el puesto 20 (V. revista Semana). En efecto, un tribunal académico de alto nivel (Jorge Orlando Melo, Álvaro Tirado Mejía, Malcom Deas, Carlos Caballero Argáez, Frank Safford, Santiago Montenegro y Juan Carlos Flores, entre otros) evaluó a los ex presidentes de Colombia. Se consideró su capacidad de persuasión pública, liderazgo, manejo de la economía, prestancia moral, respeto al Estado de Derecho, relaciones internacionales, capacidades administrativas, relaciones con el Congreso, creación de una agenda nacional, logros en bienestar y equidad, y desempeño en el contexto de la época. El ranking final fue: 1. Alberto Lleras, 2. Alfonso López Pumarejo, 3. Carlos Lleras, 4. Santander, 5. Bolívar, 6. Enrique Olaya Herrera, 7. Manuel Murillo Toro, 8. Eduardo Santos, 9. Carlos E. Restrepo, 10. César Gaviria. Uribe llegó en el lote (puesto 20 entre 42 mandatarios evaluados), detrás de Virgilio Barco (13) y de Alfonso López Michelsen (14). Tres días después arribaron Andrés Pastrana (35), Turbay (37) y Ernesto Samper (40). Uribe sacó buenas notas en persuasión pública y en creación de una agenda colectiva, pero se rajó en moral, respeto al Estado de Derecho y búsqueda de bienestar y equidad.Los bandazos de los líderes no son menos espectaculares que los de la opinión. Ayer nomás, Juan Manuel Santos era ‘Chuky’. Hoy es el superestadista. Ayer era el candidato del continuismo y el pueblo lo eligió para que le cuidara los huevitos a Uribe. Hoy es el revolucionario de la ley de tierras, amigo de Chávez, de Vargas Lleras y del liberalismo, los conservadores recelan de él, el pueblo lo aclama y todos tenemos puestas en él las hilachas de nuestras esperanzas.Ayer nomás, Germán Villegas era un senador de mostrar. La última Plana lo destacó entre los rarísimos ‘lentejos’ honorables, y hoy el hombre da un salto al vacío y apoya públicamente a Víctor Julio González, el candidato del PIN a la Gobernación del Valle. ¡Recórcholis! Es como si Dilian Francisca apoyara el Estatuto Anticorrupción y propusiera el cierre inmediato de la Dirección Nacional de Estupefacientes.He consultado a 47 politólogos. Ninguno entiende las razones de semejante suicidio político. Algunos piensan que se trata de una jugada de simple amiguismo con Víctor Julio González, su ‘pana’ en la Sociedad Portuaria. Otros hablan de odios irreconciliables con Carlos Holguín y Ubeimar Delgado. Otros alaban su antirracismo y la independencia de su carácter. Otros piensan que piensa jubilarse y “va por el saldo” del Departamento. Las declaraciones de Villegas en El País de ayer fueron insólitas, para usar un término suave: “Está en juego la estabilidad administrativa del Valle”, dijo en tono dramático. Y luego: “Estamos con Víctor Julio por un acuerdo programático: vamos a rescatar al Valle del abismo en que se encuentra, a devolverle el liderazgo que tuvimos, con total apego a los principios de la ética y la moral administrativa”. Es la tapa. ¡Rescatar al Valle del abismo con el PIN! Una de tres: o perdió la vergüenza, o está inaugurando una forma de humor que aún no desciframos, o se le corrió la teja al hombre del palustre.

VER COMENTARIOS
Columnistas