Elecciones históricas

Octubre 22, 2015 - 12:00 a.m. Por: Julio César Londoño

Los comicios del domingo son históricos por varias razones. Por primera vez en varias décadas, se realizarán con poca o ninguna presión de grupos armados ilegales. El país está polarizado entre dos tendencias: una que se opone con vehemencia a las negociaciones de La Habana, y otra que las apoya con reservas. Los alcaldes, gobernadores, concejales y diputados elegidos serán los encargados de orquestar el primer tramo del posconflicto, una fase mucho más complicada y dilatada que las negociaciones; y con más enemigos.En aras del pragmatismo político, todos los partidos han avalado sujetos de alta peligrosidad.En la Gobernación del Valle, la suerte está echada: gobernará Dilian Toro y solo nos resta esperar que, ahíta de dinero y poder, decida darle un giro a su estilo con una administración histórica que nos tape la boca a sus detractores y consolide un liderazgo que juegue un papel noble en la reconstrucción del país. Esperaré el milagro sentado y votando por Christian Garcés.Para Cali, lo mejor es que gane Maurice Armitage. Nadie sabe qué tan buen administrador público resulte este magnánimo señor, pero no puede ser peor que Ortiz. Elegir a Ortiz sería un salto al pasado, a los tiempos de Apolinar Salcedo y John Maro Rodríguez. Angelino Garzón aspira a hacer en la Alcaldía de Cali lo mismo que hizo en la Gobernación del Valle y en la Vicepresidencia de la República, es decir, poca cosa. La Plana piensa que la ciudad no se merece los sacrificios de este prohombre, ni mucho menos sus vibrantes discursos. En la lista de los candidatos al Concejo de Cali hay un nombre magnífico, Joaquín Olano Hoyos, un caleño que adora y conoce a su ciudad y es experto en temas de cultura, deporte y seguridad.Mi candidato para la Asamblea del Valle es Pedro Luis Barco, una autoridad latinoamericana en el tema del agua.La Alcaldía de Palmira tiene nombre propio, Jairo Ortega Samboní, el candidato de Toro. Ojalá le dé continuidad a la extraordinaria gestión de Ritter López. Mientras llega el milagro, votaré por mi sobrino Fernando Leal, del Partido Verde, en homenaje a su talento, corazón y terquedad. Para el Concejo, mi candidato es William Fernando Rendón, verde también.Preocupa la situación de Antioquia, un departamento que ha progresado de manera ostensible de la mano de Alonso Salazar, Sergio Fajardo y Aníbal Gaviria. Pero todo este trabajo puede perderse si triunfan los favoritos, Juan Carlos Vélez y Luis Pérez. Ambos son alérgicos a la paz y, por lo tanto, pésimos líderes para el posconflicto en un departamento tan clave como Antioquia.En Barranquilla ganará Alejandro Char, otro líder pragmático (apoya a la candidata de Kiko Gómez a la Gobernación de la Guajira). Pero a los barranquilleros les gustó su alcaldía (2008-2011) y confían en que ahora superará sus ejecutorias. Los Santanderes seguirán su vieja y ‘paraca’ tradición. No hay nada qué hacer.Bogotá no tiene pierde. Cualquiera que sea el ganador, Peñalosa, Pardo o Clara López, lo hará bien.Sería perfecto que no hubiera tanto candidato cuestionado y que la gente estuviera mejor informada sobre las personas que aspiran a ocupar los escaños de los concejos y las asambleas. Pero qué le vamos a hacer. Esto es lo que da la tierra, candidatos demasiado discutibles y electores con una bajísima cultura política.

VER COMENTARIOS
Columnistas