El CI de la mujer

El CI de la mujer

Agosto 16, 2012 - 12:00 a.m. Por: Julio César Londoño

Lo que nos faltaba: una medición reciente arrojó que, por primera vez en un siglo largo de pruebas, las mujeres son más inteligentes que los hombres. En los test de Raven que acaba de aplicar James Flynn en Australia, Nueva Zelanda, Estonia, Argentina, Sudáfrica e Israel, el CI promedio de los hombres fue de 99,8 puntos y el de las mujeres 100,3.No hay derecho. A las mujeres no les bastó con tener más dominio del lenguaje oral, como lo podemos comprobar escuchando sus ricos relatos, tan diferentes del estilo preciso pero lacónico de los hombres. No les bastó tener más inteligencia cinética, como lo demuestra el hecho de que las niñas aprendan a bailar primero que los hombres. No les bastó con gozar de más inteligencia emocional, producto quizá de la capacidad de observación que les demanda su rol de madres. No les bastaron sus habilidades naturales para el arte y la decoración, como nos lo demuestran esas señoras que de la noche a la mañana resultan diseñadoras de modas, de joyas, de interiores o de jardines, o se vuelven pintoras súbitamente para dibujar una rosa en el mantel o un pájaro en la puerta, sin dejar de ser ingenieras, banqueras o científicas. No les bastó con ser más cotizadas: existen en el mundo doce prostitutas por cada gigoló (digan lo que digan, este dato demuestra que la mujer-objeto vale mucho más el hombre-objeto). Como si fuera poco, tienen fama de ser más honradas, de manejar mejor la plata y ser menos promiscuas, así las cuentas no cuadren: si nosotros somos tan culiprontos y ellas tan recatadas, entonces ¿con quién diablos es que promiscuamos nosotros? Las mujeres fuman menos, beben menos, desertan menos de la escuela, tienen un año más de escolaridad, su probabilidad de morir por homicidio o suicidio es cuatro veces menor y viven siete años más que los hombres (Rodrigo Guerrero, El País, 12-05-2007).Para sólo citar sólo altos CI femeninos del mundo del espectáculo, veamos estos: Marilyn Monroe, la que millones de tontos tildaron de tonta, alcanzó 168 puntos, por debajo de Boby Fisher (187) pero arriba de Bill Gates, Quentin Tarantino y Albert Einstein (todos con 160). Sharon Stone, varias veces ponente del Foro Económico Mundial, 154 puntos. Natalie Portman, la actriz y sicóloga de Harvard que habla con fluidez hebreo, francés y japonés, 150 puntos. Shakira, invitada en 2009 a la Oxford Union, la emblemática sala de debates de la Universidad de Oxford donde han hablado Winston Churchill, Stephen Hawking y el Dalai Lama, entre otros fulanos, 140 puntos. El ascenso de la mujer fue sin duda el hecho social más notable del siglo XX. Y no fue el resultado de políticas públicas deliberadas sino el producto de una serie de conquistas ganadas a pulso, a pesar de la indolencia de los gobiernos y del sojuzgamiento de los hombres. Si hubiera que señalar un movimiento responsable de la hazaña, ese sería el feminismo, el vituperado y despreciado feminismo. Eso y la píldora. Y un antiguo y precioso talento.Hay que aceptarlo: son mejores. Sólo les ganamos en pruebas de fuerza bruta. O en campos en los que apenas empiezan a incursionar. Con todo, nosotros tenemos una ventaja extraordinaria: mientras ellas están condenadas a soportar sujetos rígidos, cuadriculados, machistas, viciosos y prepotentes, nosotros andamos con la criatura más grácil, inteligente y sensual de la creación, la mujer.

VER COMENTARIOS
Columnistas