Una señal en el camino correcto

Febrero 04, 2012 - 12:00 a.m. Por: Julián Domínguez Rivera

El Decreto Antitrámites expedido el pasado 10 de enero por el Gobierno Nacional, más que la eliminación de unos procedimientos innecesarios y engorrosos para los empresarios y la ciudadanía, es una señal en el camino correcto, cuya implementación exitosa nos permitirá responder al interrogante de si estamos preparados culturalmente para dar el salto que requerimos para ser una sociedad de clase mundial.Una sociedad de clase mundial es aquella en la que el emprendimiento local y foráneo tiene el terreno abonado para echar raíces y crecer; donde no lo saboteamos con obstáculos sin sustento de fondo. En la que se respeta el principio constitucional de la buena fe, porque entendimos que la mejor vía para el éxito es la del respeto a los demás y a las normas. Pero no sólo eso. Una sociedad de clase mundial es la que está cimentada en objetivos comunes que son respetados por encima de los particulares y en donde la disciplina supera lo que las limitaciones parecen frenar. En donde es posible soñar que es posible.La eliminación de cerca de 70 trámites inútiles, que restaban competitividad a la industria y a la economía del país, va a permitir que Colombia avance en temas fundamentales como el Doing Business, con la meta de en cuatro años estar dentro de los puestos 30 y 25 de la clasificación global, frente al puesto 42 que actualmente ocupamos, entre 183 países. No es poca cosa si se planea a más largo plazo y vemos lo que se puede avanzar si se asume con disciplina este objetivo.Igualmente, ayudará en un tema fundamental para el crecimiento económico y el bienestar de los colombianos, como es reducir los niveles de informalidad empresarial, que se calcula llegan al 50%. Quitar trabas innecesarias permitirá la creación de nuevas empresas, que puede alcanzar un crecimiento de 10% este año, lo que significa entre 320.000 y 330.000. Las cifras para el 2011, al mes de diciembre, muestran un crecimiento de 6,99 % en la creación de nuevas empresas, alcanzando un número de 237.147 nuevas unidades empresariales.Como una muestra de compromiso con el fortalecimiento de los empresarios y el desarrollo de la región colombiana, desde hace varios años la Red de Cámaras de Comercio de Colombia, viene realizando profundos esfuerzos en la eliminación de los trámites para la creación de empresas en el país. Uno de las más significativos ha sido la implementación de los Centros de Atención Empresarial -CAE-, y las mejoras en su eficiencia. Los CAE, que operan actualmente en 22 ciudades del país, entre ellas Cali, Palmira, Buga y Tuluá, permitieron la simplificación de los trámites para la creación de las empresas, reduciendo el tiempo de constitución en promedio a sólo nueve días, disminuyendo de esta manera los costos en 30%. Estas y otras acciones que fortalecen al empresario para que cuente con una plataforma adecuada para el desempeño de sus actividades, brindan confianza en el país y seguramente contagiarán a las empresas para que modernicen sus procedimientos y aumenten su productividad, con el fin de asumir como ganadoras los Tratados de Libre Comercio próximos a entrar en vigencia. Ser mejores y más eficientes nos llevará a ser una sociedad de clase mundial con altos niveles de bienestar para sus habitantes.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad