Otra vez el Pacífico (Parte I)

Noviembre 13, 2010 - 12:00 a.m. Por: Julián Domínguez Rivera

Colombia se apresta a vivir una era de prosperidad sin antecedentes, construida en esencia en las regiones, donde se gesta el desarrollo.Hoy nadie duda sobre la importancia de la región pacífica como motor del mundo, al punto que las economías del Asia en el Pacífico como China, Singapur, Malasia y las suramericanas como Chile y Perú, vienen liderando el crecimiento.Y Colombia en la ribera de la cuenca pacífica, aún mira a este sector de la patria como un problema, no como fuente de su prosperidad. Habrá que insistir hasta el cansancio y elevar la voz para que nuestro Pacífico tenga su propio plan y se integre políticamente como una sola región.Para hacerlo es indispensable entender la idiosincrasia de países como China, lo cual es posible, por ejemplo de la mano de la Universidad Javeriana que conoce la importancia de situarnos en el mapa del Pacífico a través de su entidad hermana, The Beijing Center, cuya comprensión del país, su cultura, los negocios, formas de actuar, régimen político, es revelador. Entender que ese gran país ha recorrido un gran camino. No fue un milagro y tiene incluso precedente histórico (hacia 1810 era la economía más grande del mundo). Entender que sus resultados en desarrollo y economía implican un fuerte control central, donde la comunidad tiene supremacía sobre el individuo. A pesar de asimetrías y desigualdades, entre otras, la diferencia entre el campo y la ciudad.La mayor parte de los chinos están orgullosos de su país pero saben que existen cosas que no están bien. El proceso denominado ‘sociedad armónica’, ha cambiado a ‘desarrollo científico de la sociedad’ como manera de pedir paciencia y proyectar la idea de que los procesos requieren tiempo.Los temas ambientales son fuente de preocupación por la dependencia de energía térmica, en especial proveniente del carbón, ciudades con exceso de automóviles (es el primer mercado mundial), el crecimiento del desierto de Gobi y su preocupación por el desabastecimiento de agua en el mediano plazo. Con todo es un país líder en energía eólica y le está construyendo una barrera al desierto. Para estrechar lazos con Asia es indispensable hacerlo con China y para ello es fundamental conocer el país, no tener miedo de estar allí. Estar muy atentos a los detalles. En un país donde la estructura legal es todavía frágil, la palabra y las relaciones son fundamentales y el tiempo, el dinero y el trato que se empleen en las negociaciones son muy importantes.En China todo está subordinado al régimen del partido único y el objetivo principal es su sostenimiento. Se puede explicar en que China tuvo una historia turbulenta y el Partido Comunista brindó estabilidad. La cúpula del Gobierno chino está conformada por un órgano de nueve personas, que están en el mismo nivel y toman las decisiones de manera conjunta. En el 2012 se realizará una sucesión importante ya que se reemplazarán siete de los miembros de la cúpula del partido. China no quiere perder su esencia de país en desarrollo y rechaza la expectativa de que cumplirá en el mundo un papel importante, porque quiere concentrarse en su desarrollo interno y para ello cuenta con una política de planificación en el mediano y largo plazos.Habrá ocasión de expandir la información sobre nuestros vecinos, pero habrá que hacerlo sin tregua y con estrategias claras que pasan por resolver las inequidades del Pacífico Colombiano.

VER COMENTARIOS
Columnistas