Otra vez el Pacífico (II)

Diciembre 11, 2010 - 12:00 a.m. Por: Julián Domínguez Rivera

Escribí en mi columna anterior sobre la necesidad de abordar el conocimiento de la Cuenca del Pacífico, como la gran oportunidad para convertirla en motor de desarrollo para nuestra región y el país.De la Cuenca que tiene un inmenso potencial, hace parte China, uno de sus líderes indiscutibles. Mencionaba cómo Chile y Perú la están convirtiendo en su principal socio comercial, dando ejemplo en América Latina sobre cómo aprovechar la oportunidad de realizar un comercio equilibrado, por ejemplo, vendiéndole productos básicos.Pero estos países llevan años aproximándose a este gigante para descifrarlo. La mejor forma de hacerlo es entender sus desafíos y proyecciones y cuál es su impacto a nivel global.Se espera que sea la economía más grande del mundo en 2050 con 1.350 millones de personas (22% de la población del mundo). Cuenta con el crecimiento más rápido de la economía: 9,7% entre 1978 y 2009 y reservas de US$2,3 billones. Producto Interno Bruto de US$5 billones en 2010 (segunda economía del mundo). Ha sacado a 500 millones de personas de la pobreza en una generación.Como política anticíclica y generar empleo el gobierno chino decidió construir una red de autopistas de 30.000 kms, segunda más grande después de Estados Unidos y construye 3.000 km cada año. Tiene una red de carreteras de 1,87 millones de kilómetros. Hacia 2020 la infraestructura de carreteras tendrá una extensión de 3 millones de kms. Las zonas económicas especiales ya cumplieron su objetivo. Fue un momento de desarrollo, debido a la escasez de capital y de mano de obra especializada. Ahora no quieren tener esas concentraciones, sino distribuir el desarrollo en más zonas. Por contraste, tienen ciudades altamente desarrolladas frente a economías rurales de extrema pobreza. Ahora, dada nuestra ventaja estratégica de estar ubicados en la mitad del Continente Americano, es indispensable atraer inversión China. En 2009, el gobierno central chino, con el fin de impulsar su política Going Out, simplificó los procedimientos de aprobación a proyectos de empresas chinas en el extranjero. También otorgó más autoridad a los gobiernos locales para decidir sobre estos proyectos. Los inversionistas chinos en la actualidad tienen fuerte soporte financiero por parte de los bancos locales. Se estima que el fondo soberano administrado por China Investment Corporation, aumentará sus inversiones en proyectos en el extranjero. (Anteriormente sólo invertía en activos financieros fuera de China).Datos recientes demuestran un incremento en la aceptación por parte de las compañías chinas de participar como accionistas minoritarios cuando adquieren proyectos en el extranjero. Esto como resultado de la dificultad que están enfrentando para obtener la mayoría accionaria y poder controlar compañías afuera. Se estima se generen más fondos especializados en inversión fuera de China, tanto privados como gubernamentales. El gobierno chino recientemente creó el China-Asean Investment Cooperation Fund con una base de 10 billones de dólares. También algunos fondos privados se han establecido con el fin de financiar proyectos fuera de China. Hay unos sectores de oportunidad para los cuales debemos tener planes de atracción específicos y donde el Valle tiene grandes fortalezas. Son: Industria Automotriz y Autopartes, Minería, Infraestructura, Turismo, Alimentos y Bebidas.Sin duda a lo que no podemos resignarnos es a dejar que la nueva ola de prosperidad que implica el Asia, pase por nuestro lado sin aprovecharla.

VER COMENTARIOS
Columnistas