Liderazgo para competir

Mayo 10, 2014 - 12:00 a.m. Por: Julián Domínguez Rivera

El avance que se está produciendo en el tema de clúster para impulsar las apuestas productivas de las regiones colombianas, fruto de la construcción empresarial y el reconocimiento de un tejido industrial denso, es de la mayor importancia. Con Expogestión Pacífico, en buena hora liderado por el Centro de Liderazgo y Gestión y la Cámara de Comercio de Cali, que hace parte del proceso que se viene adelantando con entusiasmo en todo el país, con el apoyo del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y Confecámaras, se está incorporando pensamiento de clase mundial al trabajo que solo puede hacerse desde la región para definir y concretar acciones que lleven a lograr la eficiencia competitiva. Es la única forma de superar el viejo debate entre el centro y la periferia sobre el lugar donde deben tomarse las decisiones, en el marco de una región colombiana dotada de ventajas comparativas y competitivas, y de una profunda reflexión sobre el modelo económico que queremos para el país.Reconociendo, como lo dice el profesor Michael Porter, quien participó en Expogestión Pacífico, que las regiones son la unidad de desarrollo y que deben ofrecer un entorno favorable para la actividad empresarial, el país ha avanzado en políticas que buscan impulsar proyectos transversales que las fortalezcan, a través de mecanismos como la Ley de Regalías, el Sistema Nacional de Competitividad e Innovación, las Redes de Emprendimiento y las Alianzas Regionales para la Innovación.Tenemos las herramientas, nos falta mejorar el consenso que proviene del liderazgo colectivo, del diálogo que genera valor, como hemos aprendido de Ronald Heifetz, de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard, también presente en el evento empresarial. Lo cual es indispensable para aumentar la ejecución y calidad de los proyectos.La región del Pacífico, en la que vienen construyéndose desde principios del siglo pasado ventajas competitivas fundamentales, aún tiene un trecho por recorrer. Para ello es necesario entender que la competitividad es mundial y de manera crítica encontrar, no desde la mitad del baile sino tomando distancia, cuáles son los factores que impiden que el capital humano pueda dar los grandes saltos que requiere.¿Estamos formando los líderes que necesitan las empresas o las organizaciones para ser exitosas? ¿Cuentan con la capacidad para generar en ellas movilidad y adaptación al cambio? ¿Tienen nuestros líderes el sentido de lo público que los motiva a interesarse por lo que ocurre más allá de su industria y se preocupan por la desigualdad y la pobreza?Estos son temas fundamentales porque Colombia, aunque no al ritmo que debiera, se mueve hacia una realidad en donde ya no habrá tanto proteccionismo que logre mediante acciones políticas sustentar los procesos productivos, porque la gente tendrá cada vez mayores opciones y es el consumidor quien va a gobernar los procesos. Las organizaciones empresariales deben tener claro que su enfoque es la satisfacción de las necesidades del cliente y que esto implica una inmensa capacidad de adaptarse porque el que no se transforma desaparece.Ingredientes como la innovación, el emprendimiento, la formalización, el impulso y fomento de los clústeres en sectores claves de la demanda nacional, la capacitación de la mano de obra, la calificación en estándares internacionales de alta calidad son aspectos fundamentales para la perdurabilidad de las empresas en Colombia y el desafío para el país es generar el ambiente propicio para su desarrollo, crecimiento y sostenibilidad.

VER COMENTARIOS
Columnistas