Aprovechar el mercado interno

Octubre 10, 2015 - 12:00 a.m. Por: Julián Domínguez Rivera

Con mucha pertinencia los analistas nos han alertado sobre las menores perspectivas de crecimiento de la economía colombiana y el desalentador comportamiento que tendrá la economía mundial este y el próximo año. Frente a este panorama es importante tener en cuenta que si bien el país presenta mejores perspectivas que los países de la región y mantiene la virtud del manejo juicioso de la política macroeconómica, hay que apurar las reformas en especial en materia de tributación, de reglas de juego para las nuevas fronteras agrícolas y el sistema de pensiones.Pero la tarea pendiente no es solo en materia de políticas y leyes. Es importante que cada sector asuma los retos que le corresponden para que el país avance en su eficiencia competitiva y amortigüe de una mejor manera el menor crecimiento con el fin de conjurar graves deterioros en indicadores cruciales y en las necesidades básicas de la población.Una de las fortalezas que tiene Colombia es el tamaño de su mercado interno cuya demanda creció en el segundo trimestre el 3,3%, según el Dane. Su aprovechamiento es esencial para que las empresas crezcan, sobre todo ahora que las importaciones se han visto afectadas por la revaluación del dólar.Con todo, un estudio realizado por el Comité de Análisis Económico de Confecámaras denominado ‘Las empresas multirregionales colombianas’, es decir, aquellas que están localizadas en una ciudad y que hacen presencia en otras regiones, revela que es baja la movilidad regional de las firmas nacionales. Entre 2011 y hasta septiembre de 2015 se habían creado en el país 9.117 agencias y sucursales con una tasa de crecimiento promedio del 2,4%.A pesar de esta dinámica, el grado de movilidad regional es bajo pues las empresas multirregionales representan sólo el 1,3% del total de sociedades, lo cual reafirma los resultados del estudio del Sistema de Ciudades liderado por el Departamento Nacional de Planeación donde se señala que las ciudades colombianas están aisladas, presentando bajo intercambio y economías poco especializadas. En Colombia, país de regiones, la multirregionalización constituye un mecanismo para que las empresas puedan acceder a un mayor número de mercados subnacionales, como etapa previa para la inserción en mercados internacionales.También tiene efectos positivos no sólo en la empresa matriz sino en las regiones donde se instalan las filiales. En la región receptora asocia ventajas tecnológicas, financiación, mejoras en la organización, una vía para desarrollar el capital humano y el ejercicio de mejores prácticas. Por su parte, para la región donde se encuentra la casa matriz representará mayores utilidades y posibilidades de crecimiento.Resulta relevante que las empresas miren las oportunidades que pueden estar latentes en el mercado nacional, proyecten su crecimiento en actividades económicas de alto valor agregado y en aquellos sectores que las regiones han identificado como estratégicos como es el caso de las iniciativas clúster.Para avanzar en este sentido será crucial el fortalecimiento de los ecosistemas de apoyo al emprendimiento y a la innovación, como el programa ‘Alianzas para la Innovación’ que lideran Colciencias y las Cámaras de Comercio, profundizar en las oportunidades que ofrece el mercado interno para estimular la toma de decisiones de inversión y fortalecer el capital humano, con el objetivo de que la colombiana pueda proyectarse como una economía más eficiente, diversificada y productiva.

VER COMENTARIOS
Columnistas