El candado en la vagina

Enero 24, 2017 - 12:00 a.m. Por: Jotamario Arbeláez

El pobre de Sohanlal Chauhan, de Indore, India, desde niño había visto las desgraciadas consecuencias de la infidelidad femenina. Su padre había sorprendido a su madre fornicando con un inglés, y su paciente reacción fue raparse y viajar al  Tibet. Una tía le puso los cuernos a su marido y cuando éste se dio cuenta, porque se lo contó el mismísimo gallinazo en el bar delante de sus amigos, abandonó casa e hijos y marchó a Pakistán a refugiar su vergüenza. Su propia hermana, tan pronto su marido salía para el trabajo de guía turístico por los templos, se vendía por los mercados. Su cuñado intentó suicidarse.Cuando cumplió los 21 decidió contraer matrimonio con una quinceañera muy pura, con quien tiene una hija casadera, en una relación aparentemente serena, que ya va por 22 años. Como la fidelidad no es una imposición sino un don, pensó que debería colaborar a que ese don persistiera y, como es mecánico, hace cuatro años ideó el uso de un artefacto que impediría a su amada caer en cualquier arrebato erótico. Porque en la India se reza pero se empata. No lo hacía por celos, pues Sita no le había dado nunca ningún motivo, sino por precaución, pues las tentaciones suelen rondar detrás de la esquina.Había oído hablar del cinturón de castidad que aplicaban los caballeros medievales a sus esposas cuando salían de combate, llevándose con ellos la llave y adecuó un candadito, como esos que se usan para asegurar maletines de viaje, pero de estético y ritual diseño, con la forma del elefante Ganesha. La llavecilla no era lisa sino esférica y con dientes en cruz. Con una aguja de oro desinfectada perforó, con la venia de la señora, cada uno de sus nacarados labios menores, como han venido haciendo todas las mujeres del mundo en sus lóbulos, para hacerles su huequecillo. Y allí, todas las mañanas, antes de salir hacia el taller, instalaba el sacro utensilio. Que a su regreso, al anochecer, retiraba religiosamente, lavaba, brillaba y colocaba entre los fetiches de adoración, antes de dedicarse a la función conyugal. Pecaba de ingenuo, desde luego, nuestro precavido mecánico, pues cuando el deseo pasional aprieta no hay candado que valga, y menos cuando hay otros dispositivos disponibles para la recocha. En los últimos tiempos, sin embargo, había perdido ese entusiasmo sensual al que su amada le correspondía con ardoroso desvelo y por el cual consentía su exceso de celo. Sita veía que dedicaba su tiempo en casa a su hija, con una entrega que le parecía sospechosa. Bien pudiera ser que la estuviera preparando para un futuro matrimonio inculcándole los valores de la fidelidad, Pero también tal vez quién sabe, enseñándole qué maromas para engatusar al consorte. Ardida de celos, y para que esa tarde al regreso su esposo la encontrara boqueando, tomó unas cápsulas. Su hija se dio cuenta a tiempo y la llevó al hospital. Allí, al desnudarla para los exámenes de rigor, le encontraron el escandaloso artefacto que no pudieron abrir con una ganzúa. Dieron parte a la policía y cuando el avisado esposo llegó, fue prendido por el comisario local, Shailendra Srivastav, a quien el hombre recordaba haber visto repetidas veces rondando su casa. Lo requisaron buscando inútilmente la llave. Terminaron por encontrarla ante las señales de Sita, entre la planta de su pie y la suela de la sandalia. Casi que incorporada a la piel, sangrante aun después de cuatro años de incomodidad rayana en el sacrificio. Fue conducido a la cárcel de la localidad y acusado de tratamiento cruel e inhumano.En el mundo, y sobre todo en occidente, y más todavía entre la comunidad feminista, cunde el escándalo por el crimen que consideran fue la perforación de la piel vaginal, sin importar el entendible motivo. Cuando todos hemos visto los piercing descoñetantes autoaplicados en las cucas de las muchachas. Por lo menos en los videos. 

VER COMENTARIOS
Columnistas