Ya no hay excusas

Septiembre 28, 2015 - 12:00 a.m. Por: José Félix Escobar

Hace pocos días, en el excelente foro televisivo que dirige María Jimena Duzán, se discutió el tema de la fuerte sequía que afecta a casi todo el país. El Ministro de Ambiente, un exministro del ramo, un exdirector del Ideam y los otros expositores contribuyeron a que los telespectadores sacáramos una conclusión única: se acabó el tiempo de las excusas y llegó la época de la acción. A los ciudadanos nos llegó la hora de racionalizar el consumo y a las autoridades se les volvió obligatorio el comenzar a ejecutar lo que lleva tantos años siendo analizado y estudiado.La labor pedagógica del Ministerio de Ambiente es efectiva: su invitación a la ciudadanía a acortar al máximo el tiempo del baño, a ahorrar hasta en el modo de cepillarse los dientes, a dejar a un lado arraigadas costumbres como el riego de jardines y el lavado de automóviles, todos estos consejos llegan de manera directa a los habitantes de un país golpeado por la escasez de agua. Se ven extremos como el del área de Santa Marta y la Guajira, donde prácticamente no llueve desde hace dos años.Por su parte, a las autoridades -en especial a las regionales y locales- les caducó hace tiempos la época en que ante cualquier fenómeno climatológico esgrimían la excusa de la “fuerza mayor” para eludir sus responsabilidades. Hoy los avances de la ciencia permiten predecir con muchos meses de anticipación los ciclos secos y los ciclos húmedos, determinados por el aumento o la disminución de la temperatura superficial en el Océano Pacífico oriental. En conclusión, hay que actuar, pues no hacerlo implica grandes responsabilidades para quienes tienen funciones de regulación del recurso hídrico, establecidas en las leyes.Cali y su área de influencia están viviendo hoy una grave escasez de agua, lo que se ha traducido en continuos racionamientos. Desde hace muchos años se ha puesto de presente la necesidad de aumentar la oferta de agua para la ciudad, con dos propuestas principales: traer agua de los ríos del sur (Timba, Claro, Jamundí) y hacer un trasvase de las corrientes de los Farallones que tributan al Pacífico. Ambas son viables, pero a juzgar por el convenio firmado en octubre de 2014 entre CVC y Emcali, la propuesta de aprovechar los ríos del sur debería estar muy próxima a iniciar su ejecución.No pueden seguir dilatándose las obras con nuevas oleadas de estudios y conceptos. Ah, y que las autoridades tengan presente, en medio de este arduo verano, que en unos años se producirá el ciclo húmedo, con lluvias torrenciales y gran aumento de los caudales de los ríos. Por ello, proyectos de vital importancia como la recuperación del jarillón del oriente de Cali no se deben suspender y el monitoreo constante sobre el estado de las fuentes de agua de la región, debe continuar. Ya no hay excusas.***Que el acuerdo logrado en La Habana es un avance, de ello no hay duda. Pero hay que pedirles a Santos y sus coequiperos que mantengan la serenidad. Las Farc, a través de sus órganos de prensa, han sugerido que hasta el propio Santos debería comparecer ante el nuevo Tribunal ad hoc que será creado, para responder por la neutralización de Alfonso Cano. Que esto aún está crudo, lo está. ¿Y qué tiene que decir el gobierno Santos sobre la llegada de ‘Timochenko’ a Cuba en un jet venezolano, mientras a nuestros compatriotas pobres los sacan a las patadas del país vecino?

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad